image for 5 pistas que te llevan a identificar a un compañero tóxico en el trabajo

5 pistas que te llevan a identificar a un compañero tóxico en el trabajo

Alguna vez todas hemos tenido un compañero tóxico en el trabajo. Este es capaz de robarte la paz, de generarte estrés e incluso a unas las ha llevado a poner su renuncia. Identificarlos es vital para neutralizar sus efectos. Las personas tóxicas son aquellas capaces de hacerte dudar con respecto a tus capacidades o las del resto de tus compañeros, de su boca solo salen frases negativas, se quejan por todo, evitan colaborar para que el trabajo salga adelante y adoptan hasta una actitud pasiva, lo que hace que el resto del equipo deba hacerse cargo de las tareas.

Hace algún tiempo uno de mis amigos me contaba que su jefe era tan intolerable que cada vez que se acercaba a comentarle algún aspecto del trabajo, su actitud negativa lo desalentaba a tal punto que cuando iba a trabajar deseaba que ese “líder” estuviera en su día libre, tuviera una reunión o simplemente su humor estuviera al tope.

Lee más
thumbnail of feature post
9 cosas que las personas inteligentes JAMÁS comparten en su trabajo
 

Los compañeros de oficina tóxicos son aquellos que critican siempre, los que son capaces de robarte la energía, el bienestar y la vitalidad, señala un artículo del portal Empresarios. A medida que asciendes en tu puesto de trabajo, te los vas a encontrar con mayor facilidad. Aparecen con distintas máscaras como la arrogancia, mentira o luchas de poder. Otra de sus características es que suelen sufrir de cambios repentinos de humor y dan escasa información de su vida íntima. A pesar de que el trabajo se convierte en la segunda casa de cualquiera, de la de él o ella se sabe poco o nada.

Existen algunas pistas que te dirigen a identificar a ese compañero tóxico. Elaboramos esta lista de acuerdo con nuestra experiencia y de sitios como Gestión e Inversión y Finanzas.

Lee más
thumbnail of feature post
¿Estás sufriendo bullying en el trabajo? 5 maneras de afrontarlo
 

1. Tienen la manía de tomar crédito del trabajo tuyo o de tus compañeros. Lo hacen para que sus jefes los consideren como una pieza clave dentro de la empresa sin importarle si te desacreditan. Por ejemplo, la compañía acaba de ganar una licitación para construir uno de los edificios más importantes de la ciudad, gran parte de su victoria se dio por el excelente proyecto que presentaron como equipo de trabajo; sin embargo, él o ella se da el lujo de hacerles creer a sus demás compañeros que su plan financiero llevó a la empresa a ganar el proyecto, en otras palabras, la propuesta de diseño no cuenta.

via GIPHY

2. Son chismosos: Siempre están dispuestos a pegar oreja y compartir los últimos chismes de la oficina, sobre todo si son aspectos negativos. Según revela el portal Gestión, el difundir chismes los hace liberar endorfinas, lo que los llena de energía, a pesar de que afecte a otras personas.

via GIPHY

3. No se despegan de sus jefes: Comparten lo mínimo con sus compañeros de oficina. Estos prefieren ir de acá para allá con los líderes de la organización y, aunque no es contraproducente relacionarse con quienes lideran la compañía, lo hacen para asegurarse el puesto.

via GIPHY

4. Todo lo quieren saber: Son aquel tipo de personas que preguntan sin pena quién es el colaborador que gana más dinero, el de mayor productividad, el comodín de la empresa… Además, suelen quejarse con regularidad por los bajos salarios, la sobrecarga de trabajo y la escasa valoración que les dan.

via GIPHY

5. Son incapaces de motivar: Ese compañero tóxico te mira por encima del hombro. Ellos tienen tanto trabajo que se rehúsan a ayudar a los demás y de su boca nunca saldrá una palabra de aliento para el equipo de trabajo.

via GIPHY

Conocido su comportamiento, es necesario que aprendas a neutralizar su forma de actuar, al menos cuando esté cerca de ti.

Lo primero que tienes que hacerle saber es que te incomoda su manera de actuar. Por ejemplo, dile: “cuando haces comentarios negativos…”, yo me siento… Lo que necesito y creo conveniente es que tú…”; como segundo paso, establece límites. Javier González, de Magna Coaching, aconseja dejar en claro que no te gustan el comportamiento o actitud negativa que él o ella emite hacia ti; tercero, no caigas en su juego y cree en tus capacidades. Para ello debes recurrir a protegerte de esas conductas no saludables al conectar con tu autoestima y validez; y cuarto, toma distancia y si es necesario, usa el correo electrónico para comunicar cualquier asunto donde se involucre a tus compañeros y al tóxico también.

 
istock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios