0

Aprende a decir NO Nuestra sociedad tiene una alta tendencia a dar por sentado que lo único valioso son las actitudes positivistas: qué linda estás, claro que te ayudo a cargar los paquetes por las escaleras, me logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Aprende a decir NO

Aprende a decir NO

Nuestra sociedad tiene una alta tendencia a dar por sentado que lo único valioso son las actitudes positivistas: qué linda estás, claro que te ayudo a cargar los paquetes por las escaleras, me encantaría ir a ese restaurante y claro que quiero tener sexo contigo, son algunos de los ejemplos de cómo estamos culturalmente programados para decir que sí. La realidad es que ningún ser humano está contento y dispuesto todo el tiempo y aunque la madurez nos enseñe a manejar las dificultades que se nos van enfrentando sin perder la compostura, es muy importante que aprendamos a decir que no.

Contrario a lo que la mayoría de nosotras pensamos, decir que no en sí mismo no es un acto negativo. La psicóloga Mónica Niño explica que durante los primeros meses de vida, las personas se la pasan negando con la cabeza (por ejemplo, cuando el bebé se está acomodando para tomar seno de su madre) y se trata de un proceso de elección, no de negatividad. Incluso cuando crecemos y deseamos decir que no, es nuestro derecho y deber. Ejercer nuestro derecho a decir que no no nos hace infelices, sino todo lo contrario.

Cómo decir que no

Lo último que quieres es quedar mal con tu familia, amigos y en ocasiones a veces con personas que conoces muy poco. Recuerda que aunque “no eres monedita de oro para caerle bien a todo el mundo” si aprendes a decir no de la manera correcta, evitarás malestares con las personas. Di no de manera firme pero tranquila, si se trata de una persona cercana a ti puedes explicarle las razones de tu negativa. Es bien importante que analices con calma si una respuesta negativa es la única que quieres dar, de lo contrario tu “no” parecerá inseguro y puede que termines haciendo algo que no querías.

Ventajas de decir que no

  • Bajas el nivel de estrés: Si no le andas diciendo que sí a todo el mundo y por ende adquiriendo responsabilidades que muy probablemente no podrás llevar a cabo, tu nivel de estrés terminará por las nubes.
  • Haz las cosas bien: Si tienes que ayudar a tu vecino a pintar su apartamento a las 2 p.m., recoger a tu abuelita de la iglesia a las 3:45 y llevar a tu mamá de compras a las 4:30, puede que termines quedando mal con una o más personas.
  • Conciencia tranquila: Si te comprometes a hacer algo sobre lo cual no tienes la menor idea, o si finalmente le vas a quedar mal a la persona con la que te comprometiste, el asunto puede terminar en un desastre.
  • Tú, siendo tú: Si alguien se va a molestar contigo porque no puedes hacerle un favor, o un chico te va a dejar porque no quisiste tener sexo con él, eso demostrará su sentido utilitarista. Lo que menos necesitas es gente que te use.
  • Si puedes, hazlo: Por supuesto, no hacerle un favor a tu mejor amiga por pura pereza habla mal del tipo de amiga que tú eres. Si ves que no te cuesta nada, hazles favores a aquellos que quieres, pero nunca a expensas de tu propia moral o principios.

 Foto: Hemera Technology

 

 

 
 
0

Aprende a decir NO Nuestra sociedad tiene una alta tendencia a dar por sentado que lo único valioso son las actitudes positivistas: qué linda estás, claro que te ayudo a cargar los paquetes por las escaleras, me logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios