image for Ayuda para adolescentes fumadores

Ayuda para adolescentes fumadores

En la delicada etapa de transición de niños a adultos, es común sucumbir a las presiones de los compañeros de la misma edad, y ya sea por curiosidad o con el objetivo de sentirse y parecer “de mayor edad”, muchos empiezan a dan sus primeras bocanadas.

Según estadísticas de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Institutos Nacionales de Salud, a las personas que adquieren el hábito de fumar antes de los 21 años es a las que más les cuesta dejarlo y los fumadores adolescentes son más propensos a consumir alcohol y narcóticos ilegales. Lo que es todavía más espantoso, alrededor del 30% de los fumadores jóvenes continúan fumando y fallecen a consecuencia de una enfermedad relacionada con el tabaquismo.

¿Qué pueden hacer los padres para tratar de impedir que sus hijos adquieran el hábito o para que se despojen de él? Las manifestaciones de ira, la intención de reprimir y castigar solo conducirán a separarlos de ti, y con eso no vas a lograr nada. El primer paso que deben dar los padres es todo lo contario: acercarse a ellos, mostrar interés por escucharlos y ofrecerles apoyo. Luego, es preciso continuar el diálogo con tu punto de vista:

• Evitando el tono de reprimenda, habla sin tapujos de las consecuencias negativas del tabaco en todas sus formas: el mal aliento, las manchas en los dientes y las manos, las arrugas prematuras, la pérdida de rendimiento en los deportes.

• Explícales que es importante aprender a decir “no”. Pero eso es solo el comienzo: los deseos no desaparecen de un día para otro y no se pueden engañar a ellos mismos: se requiere voluntad y perseverancia.

• Usa la aritmética. Para algunos, el lado económico es un gran incentivo para no adquirir el hábito o dejarlo. Ponles ejemplos de lo que podrían hacer con el dinero del tabaco.

• Considera la ayuda de un especialista para dejar de fumar, pero también infórmense juntos sobre otros recursos como grupos de apoyo, productos con nicotina como parches, gomas de mascar o inhaladores.

Nada te puede garantizar el éxito absoluto contra una de las adicciones más fuertes y más nocivas, pero tu misión es no dejar de intentarlo. Y al menos tú y tus hijos estarán luchando juntos.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios