image for ¡Casa libre de ratones!

¡Casa libre de ratones!

Según la temperatura se va poniendo más fresca y decimos adiós al verano, también decimos hola a los ratones. Porque así como nosotros pasaremos más tiempo dentro de nuestras casas para evitar el frío, ellos también.

Todos hemos pasado por la pequeña tortura de tener estos visitantes inesperados e indeseables. Pero si sigues estos consejos verás cómo no vuelven.

Los ratones llegan a visitarnos en busca de comida, agua y refugio. Por eso, si conviertes tu casa en un lugar incómodo para ellos, se irán solos. Ni siquiera tendrás que gastar en veneno ni trampas, que pueden ser peligrosas para tus mascotas y para tus niños.

Primero, mira alrededor de tu casa en busca de agujeros en las paredes y los gabinetes. Pueden ser tan pequeñas como una moneda de diez centavos. Rellénalos con virutas de acero foam espuma de expansión (expanding foam).

El papel de aluminio puede funcionar tamvién pero el acero es mejor ya que les hiere las patas y de esa manera no tratarán de penetrar ese hueco nunca más.

No dejes comida sobre el tope de la cocina, a menos que no estén envasados en contenedores de metal o cristal.

Asegúrate de mantener tu cocina impecable. Limpia los topes luego de cocinar y barre o trapea antes de acostarte cada noche. Saca la basura a diario. Los botes de metal son mejores que los plásticos. Si no dejas comida por fuera, no tendrán deseos de entrar.

Los ratones son tremendos alpinistas y a veces se acomodan en las ramas de los árboles. Así que mantén tu patio bien podado de modo que ninguna rama entre a tu casa por las ventanas.

Si después de haber tomado todas estas precauciones, todavía tienes visitantes indeseables en tu casa, toca llamar al exterminador, o comprarte un gatito.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios