image for Día Internacional de la Mujer: cómo combatir los “micromachismos” que sufrimos a diario

Día Internacional de la Mujer: cómo combatir los “micromachismos” que sufrimos a diario

Todos los 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. En Siempre Mujer lo celebramos por todo lo alto porque estamos convencidas de que somos mujeres extraordinarias, soñadoras, apasionadas e inteligentes en todo lo que hacemos, pero también queremos generar consciencia para frenar algunos comportamientos como los micromachismos que tanto daño hacen. Este término designa a las sutiles formas que usan los hombres para atentar contra la autonomía de nosotras.

Para Luis Bonino, quien lleva 40 años tratando de promocionar la igualdad de género, quienes las practican se alejan de la violencia física, pero tienen objetivos y efectos que les garantizan tener control sobre la mujer y perpetuar de forma injusta sus derechos y oportunidades.

Un ejemplo muy común es cuando ellos no se involucran en las tareas domésticas con el pretexto de que “no saben” o porque “eres mejor tú que yo en esas cosas”.

“Obligar a las mujeres a hacer lo que se supone son tareas de una relación igualitaria es una maniobra de imposición, de forma sutil, genera una importante sobrecarga para ellas”, explica Bonino.

El experto da como segundo ejemplo cuando los hombres eliminan los espacios de intimidad con sus parejas porque aducen “no tener tiempo” para invitarla a cenar o hasta para hablar de temas familiares de relevancia como una forma de controlar las reglas de la relación a través de la distancia, lo que hace que las mujeres tengan que acomodarse a sus deseos.

Otras formas de usar micromachismos 

Sexismo: Se nota en la cantidad de publicidad que se observa a través de la televisión, redes sociales o vallas publicitarias colocadas en las calles, donde usan el cuerpo femenino para vender un perfume, alcohol, ropa y hasta un carro. El cuerpo femenino es frecuentemente hipersexualizado y usado por las marcas en muchas más ocasiones que los masculinos.

Coercitivos: Sucede cuando los hombres ejercen presión moral, psicológica o económica para imponer su poder ante sus parejas. Un típico ejemplo es cuando en casa él se sienta en el sillón más confortable, tiene un espacio designado en la mesa, siempre tiene el control del televisor u ocupa un mayor espacio en lugares públicos, invadiendo el de otras personas.

Ya que estamos hablando de este tema, existen algunos micromachismos que podrías estar escuchando de forma frecuente en tu casa y que necesitas frenar ya.

1. “No te pongas ese vestido porque es muy provocador”.

2. “Deberías ser un poco más femenina”.

3. “Tienes que aprender a cocinar para cuando te cases le cocines a tu marido”.

4. “Tú no deberías opinar de fútbol. Eso es cosa de hombres”.

5. “No deberías participar en política porque ese no es un ámbito para mujeres”.

Efectos negativos 

  • Disminución de valentía, crítica e inhibición.
  • Sentimiento de incapacidad, impotencia o derrota, lo que deteriora la autoestima como aumento de inseguridad.
  • Disminución del poder personal y limitación de la libertad.

Ante este tipo de situaciones, ¿qué debemos hacer? 

Bonino cree que es necesario trabajar en doble vía. Primero que todo, los psicólogos deben hacer un esfuerzo para detectar este tipo de comportamiento y los efectos que causa en las mujeres. Y segundo, los hombres tienen que dejar de utilizar los micromachismos para controlar a sus parejas, mientras que ellas deben lograr desarrollar estrategias de inmunización que los obliguen a ellos a desactivarlos porque no les generan ningún efecto.

 

 

 
istock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios