image for Cómo evitar accidentes en la cocina

Cómo evitar accidentes en la cocina

La cocina es uno de los sitios de nuestro hogar en donde desafortunadamente se presentan los accidentes más peligrosos. Sin importar si tienes niños o no, las siguientes recomendaciones te ayudarán a reducir significativamente los riesgos que puedan presentarse dentro de tu cocina para así hacer de ésta un lugar seguro. Por ello, a continuación te mencionamos los accidentes más comunes y cómo evitarlos.

Incendios

Sin importar si tienes estufa de gas o eléctrica, los incendios están a la orden del día y por ello se recomienda extremar precauciones. Evita dejar objetos flamables cerca de los fogones, tales como servilletas de papel, envolturas de plástico y telas. Además, nunca descuides ni sobrecalientes tus alimentos -en especial el aceite- ya que esto puede generar una flama peligrosa.

Si sobrecalientas aceite: primero que nada, apaga la estufa. Utiliza un extintor o simplemente cubre la sartén con una tapa de metal para sofocar la llama. NUNCA eches agua para apagar el fuego. No olvides tener tu extintor en un lugar de fácil acceso.

Quemaduras

El riesgo de quemaduras afecta a cualquier persona presente en la cocina, pero en especial a los niños. Por ello, debes cuidar que no haya ningún menor cerca de la estufa/cafetera/horno al momento de usarlos.

Cuando cocines al fuego, utiliza los fogones del centro y coloca hacia atrás los mangos de sartenes y ollas. Así evitarás tirarlos y derramar alimentos calientes encima de ti o de alguien más.

Nunca cocines con ropa muy holgada o con demasiado vuelo. La tela puede coger fuego rápidamente.

No olvides usar guantes de cocina cada vez que uses el horno o sartenes muy calientes.

Cortaduras

Mantener tus utensilios ordenados y fuera del alcance de los niños disminuirá la probabilidad de un accidente. Tijeras, rayadores, peladores y cuchillos siempre deben ir en un cajón o en una base que los niños no puedan alcanzar.

Al momento de cocinar, recuerda que es más peligroso un cuchillo sin filo, que uno afilado; por ello, categorízalos y utiliza el cuchillo indicado según el alimento que vayas a partir.

Antes de coger cualquier utensilio -y de cocinar en general-, no olvides secar muy bien tus manos. Esto evitará deslizamientos que puedan lastimarte.

Otro motivo por el cual puedes sufrir una cortadura es por no limpiar bien cristales rotos. Si rompes algo de cristal, inmediatamente limpia los trozos grandes con una escoba o aspiradora. Luego, pasa un trapo húmedo para acumular aquellos trozos pequeños que en ocasiones pasan desapercibidos. Después tira a la basura la bolsa con los cristales, limpia la bolsa de tu aspiradora y/o sacude tu escoba.

Golpes y caídas

Para evitar este tipo de accidentes lo principal es mantener el piso de la cocina limpio, seco y despejado. Es normal que algo de líquido o algún trozo de comida llegue al piso, y si no se limpia de inmediato puede ocasionar resbalones de cuidado.

Además, usar el calzado correcto al momento de cocinar es de gran ayuda en estas situaciones. Procura tener calzado con suela antiderrapante y que te cubra todo el pie, así estarás protegida si se te cae algún cuchillo o derramas algún líquido caliente.

¡Cuidado con el gas!

Si tu estufa es de gas, monitorea regularmente tu instalación, y nunca olvides apagar los fogones. Si hueles gas, pero no has cocinado previamente, lo que debes hacer es: ventilar tu hogar, evitar prender cigarrillos o velas, y llamar al 911 así como a tu proveedor de gas.

 
Getty
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios