0

Cuando tu niña se convierte en mujer Todas las madres de niñas han experimentado o van a experimentar un día el impacto de levantarse una mañana y encontrar a su hija metida en el cuerpo de una jovencita. Entre la confusión de esa logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Cuando tu niña se convierte en mujer

Cuando tu niña se convierte en mujer

Todas las madres de niñas han experimentado o van a experimentar un día el impacto de levantarse una mañana y encontrar a su hija metida en el cuerpo de una jovencita. Entre la confusión de esa persona que está entre la infancia y la adultez y el hecho de que sus padres no quieren aceptar la realidad del paso del tiempo, la llegada de la pubertad es un periodo complejo en el que nuestros hijos necesitan todo el apoyo que puedan recibir.

Es difícil determinar en qué momento las niñas se convierten en mujeres. De acuerdo con la cultura y las tradiciones de la persona a quien se le pregunte, la respuesta puede variar desde la primera menstruación, el momento en que se case o tenga hijos, la pérdida de la virginidad… o incluso la celebración de sus quince. Pero no es un solo acontecimiento ni un solo factor lo que determina que se deje atrás la niñez, sino una serie de cambios físicos y emocionales, sin dejar de lado la madurez y responsabilidad. Todavía sin renunciar por completo a sus muñecas, tu hija se enfrentará a los desafíos de su cuerpo: más sudor, acné y granitos inoportunos, cambios de estado de ánimo y dolores relacionados con el periodo menstrual, extremidades que no dejan de crecer y aumento de los senos.

Mejora las relaciones con tu mamá

Con tantos cambios que tienen lugar, te preguntarás cuál es la mejor manera de ayudar a tu niña/mujer. Aquí te damos algunos consejos:

Empieza temprano. Háblale de los cambios que va a experimentar antes de que estos ocurran. Cuéntale sobre tu propia pubertad y explícale todo lo que deba saber para estar preparada.

Tiende tu mano. Demuéstrale que estás disponible para todo lo que necesite. Conversa y responde sus preguntas con franqueza. Si hay algo que no puedes contestar, consulta con su médico.

Comparte tus trucos. Contribuye a fortalecer su autoestima cuidando de su aspecto: compren juntas un nuevo desodorante, maquinillas para rasurarse, cremas para el cuidado de su cutis, revélale los remedios caseros de la abuela para quitar dolores y embellecer la piel.

Sé su amiga. Mientras las hormonas hacen de las suyas, tu hija necesita una guía para lidiar con sus cambios de estado de ánimo. Escúchala y compréndela, sin juzgarla.

 
Foto: Goodshoot
 
0

Cuando tu niña se convierte en mujer Todas las madres de niñas han experimentado o van a experimentar un día el impacto de levantarse una mañana y encontrar a su hija metida en el cuerpo de una jovencita. Entre la confusión de esa logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios