image for El futuro de las pantallas

El futuro de las pantallas

Vivimos en tiempos en que los cambios en el mundo de la tecnología no podrían ser más dinámicos. Es casi imposible mantenerse al tanto de los adelantos más recientes, no hablemos ya de disfrutar de ellos como consumidores. El periodo en que un producto se vuelve anticuado y con frecuencia obsoleto e inútil se reduce cada vez más, y no son pocos los productos a los que se le depara el destino del disco de vinilo y el casete: convertirse en objetos de museos.

Entre los artículos que desaparecerán en los próximos diez años, de acuerdo con unas predicciones recientes, no solo se encuentran los teléfonos celulares que “solo” sirven para hacer llamadas y los reproductores de DVD, sino incluso los e-readers y las consolas de juego, que ya poco a poco comienzan a ser reemplazados por otros aparatos que desempeñan las mismas funciones junto con muchas más (como tabletas y teléfonos inteligentes).

Una de las evoluciones más espectaculares de las que hemos sido testigos en unos pocos años es la de las pantallas de televisión y computadores. De aquellas cajas voluminosas cuya parte trasera parecían extenderse hasta el infinito, en un pestañazo nos encontramos en un mundo de monitores extraplanos de todos los tamaños imaginables, pantallas táctiles e interactivas en las que se pueden incluso estampar firmas. Decir que, de tanto reducirse en grosor, las pantallas podrían desaparecer no es una broma ni una exageración. Además de la inminente aparición y comercialización de las pantallas flexibles y extensibles (es hora de empezar a imaginarse un periódico computarizado al que le llegarán de manera constante las noticias y las imágenes), ya se coquetea con un futuro de pantallas holográficas.

A este paso, no es descabellado especular que las pantallas estarán en todas partes, porque todo se podrá convertir en pantalla. En un mundo dominado por las imágenes, este video expresa mucho mejor que mil palabras las posibilidades que nos depara el futuro de los monitores y las pantallas.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios