image for 6 errores que podrías estar cometiendo con la alimentación de tus hijos

6 errores que podrías estar cometiendo con la alimentación de tus hijos

Que si a media mañana comió su fruta, que si dejó el plato “limpio” luego de almorzar o que si durante el día tomó suficiente agua son algunas de tus preocupaciones diarias cuando eres madre. Sin embargo, en esa tarea tuya por asegurarte de que tu hijo(a) se alimente correctamente podrías cometer algunos errores. Lee cuáles son y evítalos para tranquilidad tuya y buena salud de él o ella.

1.Ofrecerle leche de vaca antes de los 12 meses de edad

¿Y eso por qué? Simple, porque su riñón no está del todo adaptado a asimilar la concentración alta de proteínas y minerales, con lo que corres el riesgo de ocasionar que sufra una sobrecarga renal. A medida que crece, el organismo va madurando y se adapta a la ingesta de este y otros alimentos.

Si pasas por alto esta recomendación, tu hijo corre el riesgo de padecer anemia ferropénica, que se desarrolla porque su cuerpo no es capaz de absorber el hierro. También se pueden presentar consecuencias como microsangrados intestinales y alergias alimentarias.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) te aconseja ofrecer la leche de vaca al año de edad porque aporta calcio y vitamina D. La cantidad que sugieren es de 2 a 2 1/2 tazas por día. Si por el contrario decides seguir alimentando a tu niño con leche materna, y además la complementas con yogur y quesos, no es necesario que le ofrezcas leche de vaca porque los aportes de calcio están cubiertos.

2. Exigirle que se coma toda la comida 

Típico, es hora de comer y le dices a tu niño: “No te levantas de la mesa hasta que termines toda la comida“. Tienes que entender que todas las personas tienen capacidades alimenticias distintas a la hora de comer, y tu hijo no es la excepción. Sírvele porciones de acuerdo con su edad y necesidades.

¡Muy importante! Ofrécele opciones variadas y no siempre la misma presentación de platillos porque aunque le encante, por ejemplo, la papa, el tomate y el pollo, si los preparas de la misma forma siempre, llegará el momento en que no querrá verlos ni en pintura.

3. Ofrecerle jugos de frutas enlatados 

Los jugos de frutas son buenos en la alimentación saludable de un niño siempre y cuando sean naturales. La versión enlatada contiene aditivos y colorantes artificiales, ni qué se diga de la cantidad de azúcar. Con decirte que de naranja, manzana, pera, durazno u otra fruta lo único que contiene es entre el 5 u 8%. ¡El resto es agua y azúcar!

La mejor opción para cuidar la hidratación de un niño son los jugos naturales o agua. Es necesario porque el 80% del cuerpo de tu hijo está compuesto por líquido, mientras que el tuyo posee solo 65%; es decir, que tu pequeño necesita mayor cantidad. Por ejemplo, en función de su peso, un bebé de 3 meses requiere entre 750 y 850 mililitros de agua, a los 6 meses entre 950 y 1.100 mililitros al día. La cantidad incrementa a medida que crece. A partir de 1 año y hasta los 10 conviene que beba litro y medio diario.

Lee más
thumbnail of feature post
¿Qué debe tener una dieta saludable para mis hijos?
 

4. No dejar que coma con las manos 

“Con la comida no se juega”, expresas algunas veces. ¡Déjalo! La Universidad de Nottingham, en el Reino Unido, explica que dejar que tu hijo coma libremente con sus manos, le da la oportunidad de conocer nuevas texturas, aromas y sabores a través de la comida. En tanto, aprenden a medir mejor las porciones.

Otros de los beneficios de este hábito son:

  • Mejora la coordinación mano-ojo.
  • Aprende a mejorar el lenguaje y afina la capacidad del habla.
  • Desarrolla un mejor control de las manos y dedos.
  • Tendrá una mejor transición gradual de los alimentos sólidos para cuando tenga dientes.
  • Desarrolla habilidades motoras finas.
  • Comienza a desarrollar concentración, creatividad e imaginación.

5. Darle de comer en la boca o cortarle los alimentos 

Tiene sentido que lo alimentes cuando es bebé y aún no ha ganado coordinación, pero necesitas dejar que experimente solo a partir de los 7 meses, que es cuando comienza a interesarse por hacerlo solo. A partir de esa edad, déjalo que vaya experimentando hasta que llegue la edad en que no tengas que hacerlo tú sino solo supervisar.

El hecho de que tu hijo a partir de los 5 años, o incluso antes, ya coma solo es una forma de que se sienta orgulloso porque crece su autoestima. En algunas ocasiones deberás ayudarlo a cortar algún pedazo de carne, pero nada más.

6. Si comes… puedes tomar helado

No cometas el error de “premiar” a tu hijo si se acaba todas las verduras. Por lo general, este grupo de alimentos es el que más dolores de cabeza les produce a las mamás como tú porque los niños se niegan a comerlos con las mismas ganas que les generan las golosinas.

Si tienes esta estrategia para que coma, por automático le estás diciendo de forma indirecta que las verduras son desagradables. ¡Deja de hacerlo!

Lee también cuáles son esos 7 alimentos imprescindibles para el crecimiento de tu hijo.

 
GettyImages
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios