image for El papel de los abuelos

El papel de los abuelos

Aunque el amor está siempre presente en el cine, la literatura y el arte, pocas veces se encuentra una con un canto tan tierno y tan profundo al cariño de los abuelos como en la canción, El abuelo, de Alberto Cortez. Pensé en ese tema, que podía haber servido de fondo musical al momento, cuando me quedé extasiada contemplando a mi madre ayudar a mi hija con la lectura en español.

Los abuelos de hoy no son aquellos ancianos estropeados, a veces venerados y a veces renegados, de otras épocas. Esto no significa que se hayan despojado por completo de los conflictos que acarrean la edad y los cambios de sus obligaciones sociales, pero no cabe duda de que cuentan con más brío y salud para dedicarles tiempo a los hijos de sus hijos. Y nadie se atrevería a cuestionar la importancia del papel que pueden desempeñar en las familias modernas, sobre todo en las hispanas. Los abuelos, con más tiempo a su disposición y sin la presión de “timonel” principal que tienen los padres, se convierten en una especie de amigos de sus nietos.

Además de ayudar con el cuidado y la educación, les pueden servir de modelo, de patrimonio vivo de su herencia cultural (en nuestro caso, una valiosa vía para conservar el idioma). Los abuelos se convierten a la vez en héroes, modelos, maestros e incluso alumnos de nuestros hijos. Sin embargo, la relación de los abuelos con sus hijos y sus nietos está lejos de ser idílica: hay que cultivarla y cuidarla como cualquier otra. Es necesario establecer los límites para evitar extremos como los abuelos “esclavizados” por las obligaciones o los conflictos causados por divergencias con los padres.

 

(foto: medioimages/photodisc)

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios