imagen anuncio
 
 
image for ¿Familiares de visita? Prepara tu casa y tu mente

¿Familiares de visita? Prepara tu casa y tu mente

Cuando esperas la visita de parientes que van a pasar en tu casa una o más noches, tus sentimientos pueden ir desde alegría hasta la resignación, dependiendo de la relación que mantengas con las personas. Sin embargo, de la misma manera que es imposible escoger a los familiares como se escoge a los amigos, no se pueden evadir ciertas obligaciones sociales que imponen los lazos sanguíneos. Tampoco se pueden pasar por alto los preparativos para recibir a los visitantes, que incluyen tanto a los miembros de tu familia inmediata, tu esposo y tus hijos, como muchos aspectos materiales de organización y de la casa misma.

Sigue estos consejos para que tanto la visita como los anfitriones disfruten del tiempo que pasen juntos:

Exhibe tu lado bueno. Limpia la casa y recoge lo mejor que puedas. Además de evitar posibles habladurías, ellos y tú se sentirán mejor y menos atormentados.

Demuestra tu hospitalidad. Habilita el baño que vas a compartir con los huéspedes o les vas a asignar. Asegúrate de tener disponibles toallas, jabones, pasta dental, etc.

Conoce a tus invitados. Averigua sus gustos y preferencias, alergias, hábitos. Esto te ayudará a ser más flexible y complacerlos mejor.

Los adolescentes y el alcohol

• Además de preparar el cuarto y poner las sábanas limpias, es recomendable que dejes a la vista un edredón o colcha adicional por si lo necesitan, así no tendrán que ponerse a buscarlo en plena noche.

• Si van a venir niños pequeños, recoge todo lo que pueda ser peligroso para ellos y si es posible, créales un espacio de juego. Piensa con tiempo si tendrás que pedir prestado algún accesorio para proteger las puertas o una camita para ellos.

• Explícales a tus invitados las rutinas básicas de tu hogar y dónde encontrar medicinas y otros artículos de primeros auxilios.

Dales algo que hacer. Si prefieren ver televisión, escuchar música o ayudar con las tareas del hogar, mantenerlos ocupados es una buena manera de hacerlos sentirse como en su casa.

• Aliméntalos bien. Pon meriendas ligeras a su disposición para que cada vez que deseen puedan comerlas sin verse obligados a pedírtelas.

 

Foto: Wavebreak Media

 
Foto: Pixland
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios