image for Familiares en las fiestas del trabajo

Familiares en las fiestas del trabajo

La temporada de fiestas no podía tener un nombre más apropiado. No solo se celebran en un mismo mes varias tradiciones y religiones, sino que con frecuencia tenemos que celebrar con el mismo motivo varias veces, en cada una de las áreas de nuestra vida social.

Por eso en diciembre es mayor el desafío de mantener un equilibrio entre la vida laboral y la vida familiar. Tu pareja podría estar en una fiesta en un extremo de la ciudad mientras tú has sido invitada a una cena en el otro; o la oficina ha organizado una celebración navideña solo para adultos y no sabes qué hacer con los niños; han invitado a los familiares a la fiesta de tu trabajo, pero tienes a tus suegros de visita.

Cada situación puede convertirse en un verdadero reto para tratar de “quedar bien con todos” y conservar la cordura. Lo más importante es que preguntes con antelación quiénes pueden asistir a la fiesta o actividad. Las parejas o familiares no siempre están incluidos en la lista de invitados. Y si por casualidad vas a ir con un acompañante “informal”, cerciórate de que sea alguien que no te sorprenderá con un comportamiento inapropiado.

Cuando vayas a asistir a una celebración de tu trabajo con tus familiares, ten en cuenta estos útiles consejos:

• Deja claras las reglas antes de salir: Nunca está de más recordarles, sobre todo a los más pequeños, que sean discretos. Está bien conocer a las familias de tus colegas, pero no se trata de hacer una radiografía de sus vidas privadas ni poner la tuya al descubierto.
• Prepara a tus familiares: Antes de salir o durante la fiesta, comparte con tu esposo, y con tus hijos de mayor edad, cualquier información que te parezca necesaria sobre tus compañeros de trabajo para evitar situaciones embarazosas. Evita que le digan “Feliz Navidad” a alguien que celebre Hanukkah.
• Aunque estés con tus familiares, divide el cuidado de los niños con tu esposo y dedica tiempo a compartir con tus compañeros de trabajo. No olvides que las fiestas de la oficina son estrictamente eventos sociales del trabajo.
• Piensa en tus hijos: Es obvio que te debes conducir de manera profesional, controlar el consumo de alcohol y evitar los chistes subidos de tono que pueden ser ofensivos, pero si además tienes que cuidar la imagen que les transmites a tus hijos, debes estar doblemente alerta.
No monopolices la atención sobre tus hijos: No a todo el mundo le agrada compartir con los chicos, pero incluso a los que les gusta pueden llegar a agobiarlos. Como mismo no debes hablar constantemente de ti misma y de tus logros, tienes que escuchar a los demás… ¡y prestarles atención a sus familias!

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios