image for Hecho a mano: por qué es el futuro de la decoración de interiores

Hecho a mano: por qué es el futuro de la decoración de interiores

Desde hace varios años, el mundo del interiorismo está viviendo una revolución en tendencias que nos obliga a volver la mirada hacia lo básico: piezas hechas a mano.

Elementos como el barro, los minerales y las plantas vienen con fuerza para rescatarnos de ese consumismo masivo que ha invadido hasta el rincón más íntimo de nuestras vidas. Y lejos de esa decoración barata fabricada de manera masiva, ahora nos encontramos con distinguidas piezas de cobre reciclado, decoración hecha con piedra volcánica y pigmentos obtenidos a base de plantas.

Y es que, una sola pieza artesanal puede acercar tu hogar a la naturaleza gracias al revitalizante olor del barro o ese aroma tan peculiar de las fibras vegetales, por poner un ejemplo.

¿Qué diferencia hay entre lo industrial y lo hecho a mano?

Al adquirir una pieza hecha a mano, obtenemos un valor agregado que no existe en aquello fabricado de manera industrial. Esto lo podemos experimentar gracias a tres de sus principales beneficios: calidad, historia e identidad.

Héctor García, creador del market place This is Latin America, menciona algunas de las ventajas que nos da el obtener artículos artesanales. “En general, cualquier producto hecho a mano tiene tres beneficios: la calidad de los elementos que el artesano usa para crear las piezas, y que puedes sentirla al tacto; la historia, ese sentido humano de cada artesanía que te habla sobre la persona que la fabricó, así como de la comunidad de donde proviene; y la identidad, cuando adquieres una pieza hecha a mano debe ser la pieza perfecta para ti, aquella que proyecte tu personalidad”.

Además de dichos aspectos, el sentido ecológico de lo hecho a mano se ha vuelto el principal atractivo para las nuevas generaciones; es decir, dejar de lado el fast-consuming y dar paso a una manera de consumir más responsable.

“El artesano es muy sensible de cuidar de dónde vienen sus productos y de usar lo que tiene al alcance. No es un plástico o algo tóxico; es una materia prima que se debe cuidar y utilizar de manera responsable y ecológica”, explica García.

Screen Shot 2020-02-24 at 12.13.41 PM

Consumo responsable

Por ello también es importante que cuando adquiramos piezas decorativas artesanales, lo hagamos bajo un esquema fair-trade, que valore y respete el trabajo de cada artesano.

“El artesano hace el 95 por ciento del trabajo y solo necesitan de un diseñador o arquitecto que les dé ese cinco por ciento para llegar a mercados exigentes como Nueva York”, comparte.

Y es justo ahí que plataformas como This is Latin America crean una conexión entre artesanos y público en general. Una oportunidad para que las valiosas artesanías de países como México, Guatemala y Perú traspasen fronteras.

“Creo que lo hecho a mano viene a romper el esquema del consumismo masivo y descontrolado. También vuelve las compras más reflexionadas y conscientes, y valora el trabajo del artesano”, concluye García.

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios