image for La magia de cocinar

La magia de cocinar

Todas las latinas saben cocinar. Aunque es verdad que culturalmente las latinas solemos aprender desde pequeñas las maravillas de la cocina, eso no significa que nazcamos aprendidas, ni mucho menos. Aunque a la mayoría de nosotras nos llame la atención aprender a hacer el pastel de chocolate de la abuela, las sopas de mamá y las salsas de la tía, eso tampoco implica que pasar horas en la cocina sea obligatorio. Ahora, si por puro pasatiempo o como parte de tu vida diaria quieres sorprender a más de un paladar, nunca es tarde para aprender a cocinar.

La dicha comienza por casa. Nada enorgullece más a una mujer que recibir ayuda de otra en un área en la que se considera experta, por ende antes de mirar muy lejos acude a tus familiares (mamá, hermana, abuela y hasta suegra) y pídeles que te enseñen a hacer su platillo estelar. Puede ser que cada una tenga experiencia con un área o plato en particular, así que aprende lo que tú consideras que hacen mejor. Haz una cita con ellas en su cocina y llega preparada con todos los ingredientes necesarios.

Pégate a la TV. Que la caja negra no solo te sirva para ver novelas, aprovecha la variedad de canales y conéctate a los shows de cocina. Food Network, America’s Test Kitchen y Lidia’s Italy son buenos lugares para comenzar. Si no tienes televisión por cable, puedes acceder a los programas por Internet, incluyendo Boricuas, el show de cocina de Utilísima conducido por nuestra editora de cocina Doreen Colondres.

Mantén tus sentidos abiertos. Cuando pruebes un platillo que te guste, bien sea en un restaurante o en una comida de amigos, anota el nombre, fíjate en los ingredientes y búscalo después en Internet. No tienes por qué saber la exacta preparación de cada plato para hacer una comida encantadora, recuerda que la creatividad también es parte del arte de cocinar.

Toma un curso. Este puede ser evidente, pero no tiene por qué ser tu primera opción. Si lo que te preocupa es el costo, puedes buscar clases en el community college más cercano a ti, en una academia de cocina pequeña e incluso en los centros comunitarios de tu área. Si quieres tomar la cocina como forma de vida, entonces considera cuidadosamente opciones en universidades y academias de cocina.

Disfruta cocinando, rompe un poco las reglas, varía los ingredientes e invita a tus seres queridos a disfrutar de tus platos.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios