120
0

Las fiestas de quince Determinados números o combinaciones de números suelen provocar diversas reacciones por las asociaciones que se hacen con ellos: el 666 es diabólico, el 13 es mala suerte, el 12 es religioso, el 7 logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Las fiestas de quince

Las fiestas de quince

Determinados números o combinaciones de números suelen provocar diversas reacciones por las asociaciones que se hacen con ellos: el 666 es diabólico, el 13 es mala suerte, el 12 es religioso, el 7 es mágico. Y a medida que mi hija se va alejando de su infancia y acercándose a su juventud, hay un número que me pone los pelos de punta cada vez que lo escucho: el 15. Más exactamente, los quince.

De inmediato esa cifra me hace pensar en la tradicional fiesta de nuestros países, la cual representa un desafío sin paralelo para los padres. Esas fiestas, semejantes a los Sweet 16 de los Estados Unidos, se originaron para celebrar y anunciar la transición de las chicas a la adultez (como una especie de preparación para el matrimonio en épocas en que no se esperaba mucho para casarse y las chicas eran casi una mercancía más). No es necesario profundizar en la historia para advertir que la costumbre proviene de las clases adineradas y hasta la actualidad tiene rezagos de ostentación y derroche más propios de los salones aristocráticos que de la clase media o de cualquier humilde familia trabajadora. Pero eso no ha impedido la comercialización del evento, que apela tanto a la ilusión y a la fantasía de las jovencitas como al afán de sus padres por ofrecerles lo mejor y no “ser menos que el vecino”.

Volviendo a los números, son exorbitantes las cifras de dinero que las personas se gastan en el alquiler de salones, vestidos, invitaciones, agasajos, fotos. Tengo una prima que tiene tres hijas y a cada una le celebró su fiesta de quince. Haberla visto dedicada durante casi un año a organizar cada una de las celebraciones, a sacar cuentas por aquí y por allá, y a poner el grito en el cielo más de una vez me convence aun más de que yo no quisiera pasar por eso. Me alegra que mi prima y sus hijas se sientan complacidas, pero yo preferiría otra vía para demostrarle a mi princesa que la quiero y que es especial. Y si se trata de gastar enormes sumas de dinero que no tengo, optaría, qué sé yo, por un viaje a un lugar espectacular con hospedaje en un castillo medieval. Seguro que también sería inolvidable, y en cuanto a romanticismo no se quedaría atrás. Para compartir con sus amigas, una modesta fiesta en nuestra propia casa sería suficiente.

 

Foto: Jupiterimages

 
 
120
0

Las fiestas de quince Determinados números o combinaciones de números suelen provocar diversas reacciones por las asociaciones que se hacen con ellos: el 666 es diabólico, el 13 es mala suerte, el 12 es religioso, el 7 logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios