image for Lecciones de vida que puedes aprender del deporte

Lecciones de vida que puedes aprender del deporte

El deporte no solo sirve para entrenar, moldear la figura, quemar calorías o quitar el estrés. El deporte también tiene un papel muy importante a la hora de enseñar lecciones de vida que pueden servir en diferentes ámbitos del día a día.

 

Practicando deporte se puede aprender a perseverar y a no tirar la toalla a la primera de cambio. Te enseña a que triunfar no es fácil y que cualquier cosa que queramos conseguir necesita de perseverancia, de intentarlo una y otra vez hasta que salga, sin frustrarnos.

 

Además, te enseña lo que es el compromiso. Desde que de pequeño te inician en un deporte, adquieres el compromiso con el equipo o el entrenador. Aprendes a respetar una serie de normas y reglas, las cuales te debes comprometer a seguir, ya que si no lo haces, puedes perjudicar a tu equipo o a ti mismo. Esto nos lleva al trabajo en equipo. Uno no es nadie si no tiene un equipo que lo acompañe hacia el éxito. ¿Qué sería un delantero si los otros 10 integrantes del equipo, o un nadador sin su entrenador? Porque en el deporte, hay momentos buenos y momentos malos, de derrota y de éxito, que sin la ayuda de un equipo serían mucho más difíciles de superar.

 

El deporte también te enseña a lidiar con la derrota y la frustración. No siempre se puede ganar y es algo que debes enseñar a tus hijos. No lo tienes que ver como un fracaso, sino como una oportunidad para mejorar y poder hacerlo mejor la próxima vez. Y aunque muchas veces no entenderán por qué ha sucedido, tienes que aprender que la vida no es siempre tan justa como uno desearía.

Lee más
thumbnail of feature post
Cómo llevar una vida sana y ser ejemplo para tus hijos
 

Por último, el deporte te ayuda a superar las adversidades. Una lesión, que no te saquen a jugar, una derrota, son algunas de las adversidades que puedes sufrir en el deporte y que debes superar para seguir hacia delante, al igual que en tu vida cotidiana y lo tienes que ver como una oportunidad y no como algo negativo.

 

Cómo verás, todas estas enseñanzas las puedes transportar a tu día a día y al de tus hijos, en la escuela, en el trabajo o en la familia.

 

 

 
Getty
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios