imagen anuncio
 
 
image for Los niños y las habilidades prácticas

Los niños y las habilidades prácticas

Se dice que la educación comienza en la cuna y termina en la tumba, pero no todos tenemos la suerte de recibir la misma calidad y cantidad de información durante los años de formación. En la actualidad, no resulta raro encontrar a un chico o una chica recién graduados de highschool y listos para seguir estudiando en la universidad, en un colegio comunitario o que se dispongan a integrarse a la fuerza laboral, pero que carecen de las destrezas manuales y habilidades básicas para realizar actividades cotidianas.

Hace unos días vi a una niña de doce años, excelente estudiante y buena deportista, desconcertada con frustración ante su imposibilidad de romper el cascarón de un huevo para echar la yema y la clara en un plato. Y es que las escuelas públicas en raras ocasiones incluyen en sus currículos suficientes clases de destrezas no académicas, pero de gran utilidad para los alumnos, tales como cocinar, coser, trabajar la madera, e incluso lecciones básicas de etiqueta o economía doméstica. La participación en ese tipo de actividades se consigue con más frecuencia en talleres después del horario escolar o en campamentos de verano, que por lo general son organizados por entidades privadas.

Por eso, hasta que se lleve a cabo una reforma de los programas de enseñanza, nos corresponde a los padres no quedarnos con los brazos cruzados. Tú misma debes comenzar buscando información en las biblioteca públicas, los centros comunitarios o las iglesias, sobre los diferentes programas de instrucción de habilidades prácticas que estén disponibles en tu área para los niños. Mientras tanto, proponte también transmitirles tus propias habilidades y destrezas en el hogar, así como las de tu esposo. De esa manera, a la vez que aprenden, los pequeños serán capaces de ayudarte más con tareas cotidianas.

 

Foto: Lifesize / Maria Teijeiro

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 

Comentarios