imagen anuncio
 
 
image for Los niños y las malas influencias

Los niños y las malas influencias

Durante la infancia temprana, las influencias que inciden en la formación de los niños provienen principalmente de sus padres o tutores. Pero es inevitable que poco a poco vayan recibiendo información de otras fuentes, como la guardería, la escuela, otros parientes o hasta los compañeros de juego en un parque, y un buen día te puede sorprender escucharlos decir una palabra que nunca pronunciarías tú misma.

¿Cómo lidiar con las influencias negativas y con las malas compañías? De los 5 a los 15 años, los niños son más susceptibles a ser víctimas de las malas influencias de sus amigos, pero son también los años en que puedes crear una base sólida en su carácter que les permita ser más inmunes a las presiones de sus compañeros en un futuro. Cuanto antes ejerzas tu derecho de regular sus relaciones censurables– sea por comportamiento violento, obscenidades o falta de respeto–, menos difícil será lidiar con su rebeldía más tarde. Si intuyes malas compañías, reduce o elimina el tiempo que comparte con ellas. Conversa con los padres de los niños conflictivos y juntos elaboren un plan de acción para evitar que tus hijos, como los de ellos, se lleven por caminos que ustedes como padres no aprueban.

Las ventajas de ser madre

Como no puedes estar junto a tus hijos todo el tiempo, es importante que tomes las medidas que puedas para evitar que se rodeen de niños que puedan ser malas influencias:

-Ayúdalos a aumentar su autoestima y mantener un buen criterio, ellos son finalmente quienes deberán estar listos para tomar las decisiones correctas.

-Tómate el tiempo de conocer a los amigos de tus hijos y a sus padres. Organiza actividades donde puedas ver cómo se comportan y logres hacerte una idea del tipo de familias que son.

-Mantén una comunicación abierta con tus hijos, de manera tal que si tienen preguntas o incomodidades vengan a ti para resolverlas.

-Enséñales a tus hijos que aunque es importante llevarse bien con sus compañeros no tienen la necesidad de intimar o ser amigos de todos.

-Háblales sobre los riesgos de las malas influencias y hazles entender por qué es importante que se mantengan leales a sí mismos.

 
Foto: Photodisc
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios