image for Mamás de todo el mundo comparten sus experiencias y aprendizajes de la cuarentena

Mamás de todo el mundo comparten sus experiencias y aprendizajes de la cuarentena

Ser madre no es sencillo, pero serlo en medio de una pandemia requiere el triple de esfuerzo y dedicación. Así, mamás de diferentes partes del mundo nos han compartido algunas de sus experiencias entre esos días buenos y malos…aunque siempre con mucho amor. ¿Te identificas?

Valentina Saldívar, 33 años, México; mamá de Ezra.

Vale

“Uno piensa que estar en casa te dará tiempo para hacer todo lo que no haces cuando trabajas, ¡pobre ilusa! Creo que se tiene menos tiempo, espacio o respiro para uno mismo.

Yo tuve días buenos y días no tan buenos; después llegaron los días mejores, con rutinas establecidas, con ejercicio, con tiempo personal, con actividades específicas para mi hijo, con pláticas, con amor, con risas, y con mi familia.

No cabe duda que criar, trabajar, atender una casa, tatar de alimentarse bien, emprender un negocio, prepararte, tomar cursos, cocinar, jugar, buscar tiempo para relajarse y todo lo que pase en el inter es difícil; que digo, ¡dificilísimo!”

Carmela Mocho, 63 años, España; mamá de Aitor, Mario e Íñigo.

 Carmela

“Mi confinamiento ha tenido lugar en nuestra segunda residencia frente al mar, lo que ha hecho que la situación fuera un poco más llevadera dentro del encierro al que hemos estado obligados en España.

Aunque ha sido una buena experiencia, también hemos estado muy preocupados por la situación de nuestros hijos debido a la distancia. Vivimos lejos de todos, a miles de kilómetros, lo que me ha llenado de desasosiego y preocupación. Sabemos que estamos lejos y lo sobrellevamos, pero el saber que ahora no podemos coger un avión para estar juntos y seguros ha sido muy preocupante.

Anhelo el momento de poder vernos todos y compartir experiencias. Creo que este confinamiento ha sido una lección de aprender a llevar la soledad para todos”.

Gabriela Aguilera, 37 años, México; mamá de Elías y Elisa.

Gaby

“He transcurrido entre leche materna, juegos, tareas, comida, desinfectantes, miles de videoconferencias, pero sobre todo amor, contención, paciencia y bendición.

Soy mamá de 2, esposa de doctor y ejecutiva full time; una intensa combinación. Anécdotas han sido miles, una vez mientras hablaba en videconferencia, mi hijo se asoma y me grita “mamá, voy a hacer popó, te aviso cuando me limpies””.

Grace K., 35 años, Estados Unidos; mamá de Amaya.

 Grace

“Compramos una casa con piscina el año pasado, pero nunca teníamos tiempo para disfrutarla porque siempre estábamos ocupados con nuestros trabajos.

Mi esposo y yo perdimos el trabajo por el COVID y ahora no hay día que no la pasemos ahí jugando con nuestra hijita; también invitamos a nuestros amigos con sus familias. Nos ayudó a conectarnos más como pareja y padres con nuestra pequeña”.

Giselle Ibarra, México; mamá de Miranda, Gibran y Minerva. 

Gisi

“Al inicio de la cuarentena estaba embarazada de siete meses. Al enterarme de la existencia de un virus mortal, no pude evitar sentir miedo pues era parte de la población vulnerable, y si me contagiaba tendría que dejar solos a mis otros dos hijos.

Ambos cumplieron años en las siguientes semanas, y tuve que explicarles con el corazón estrujado, por qué no lo podrían celebrar rodeados de sus amiguitos y familia; y no sólo eso, sino que además ya no podrían ver a sus maestras ni compañeritos del colegio, ni ir al parque o acompañarme a realizar las compras al súper.

Hoy, a cuatro meses del inicio del confinamiento, ya tengo a mi bebé en mis brazos, afortunadamente bien, buscando diariamente cómo entretener a mis hijos mientras permanezco con el agotamiento físico y emocional que implica tener a una recién nacida en casa”.

Lina Smith, 28 años, Estados Unidos; mamá de Grace. 

Lina

“Yo estuve embarazada durante el Covid. Cuando inició la cuarentena tenía 6 meses; tuve que cancelar el baby shower y tenía que entrar sola a las citas médicas. En el parto sólo pudo estar una persona y mi mamá no pudo viajar para ayudarme los primeros días del nacimiento del bebé.

Para mí fue doloroso ya que es mi primer bebé y tenía los deseos y expectativas de toda mujer embarazada, pero debido al Covid no los pude realizar”.

Josefina Lizcano, 58 años, España; mamá de Sandra y Alba.


Josefina

“Durante el confinamiento obligado en casa durante tres meses las 24 horas del día con mis hijas he aprendido a valorarlas más, comprenderlas más, quererlas más, y ser menos indecisa ya que el sacrificio y abnegación nos ha servido para tener una actitud positiva, fundamental para seguir adelante.

Esta vida está llena de sorpresas y no nos damos cuenta de lo que nos puede venir. Hay que aprender a ser más solidarios, más comprometidos, tener más disciplina y un inmenso valor como el que han tenido todos los sanitarios en España. Mi más sincero agradecimiento por tanto valor y voluntad de servicio”.

Jaqueline de Santos, 58 años, Brasil.


Jaquelina 2
“Estamos desde el 18 de marzo en aislamiento. Aunque viva en un país de negacionistas, nosotros estamos haciendo lo que debe ser hecho. En casa somos yo, mi marido e hijo adolescente. Ah, y nuestros gatos Celeste y Orion.

Estoy trabajando en home office así como mi hijo que tiene clases por computadora. Salimos para ir a visitar mi madre que tiene 91 y vive sola, y para comprar comida.

En Brasil, que es un país muy grande, la población no está llevando muy en serio lo de la pandemia, entonces creo que vamos a quedarnos aislados mucho más tiempo de lo que nos gustaría. Es un sentimiento de pena, de rencor, de tristeza y muy poca esperanza. Lo que me deja feliz es despertar todos los días y ver a mi familia a mi lado. Agradezco por el privilegio y saco adelante”.

Diana Light, 37 años, Estados Unidos; mamá de Allison y Andrew.

 Diana

“Después de haber estado mucho tiempo sin salir, la primera vez que llevé a mis hijos a Sam’s mi hija habló con cada persona que pudo: “tu bebé es muy bonito”, “me gustan tus aretes, son muy bonitos”, “hola soy Allison y este es mi hermano Andrew, él ya no usa pañal”, “hola”, “adiós”… Y ahora a seguir en el encierro otra vez”.

Maira Flores, 34 años, México; mamá de Paula, Sara y Edith.

 Maira bbs

“Ser madre de 3 niñas, esposa y trabajadora son roles que no se pueden poner en pausa por una pandemia.

Me di cuenta que, aunque no “iba a trabajar” a la oficina, el trabajo en casa se incrementó; en cuestión de horas pasaba de felicidad a enojo, o de alegría a estrés. Pero al final del día estaba agradecida por tener familia, salud y trabajo”.

 Laura Gómez, 30 años, Estados Unidos; mamá de Lord.

Lord

“Soy colombiana viviendo en Chicago (Illinois) y mi hijo se llama Lord James, de 2 años. En esta cuarentena y con el confinamiento que se estipuló desde marzo en el lugar en el que vivimos, realizamos varias actividades incluyendo hornear pan, hacer arte juntos, bailar, cocinar diferentes recetas; incluso iniciamos nuestro canal de Youtube. En general sacamos el mayor provecho a este extra tiempo juntos en casa”.

 

 

 

 
Getty
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios