image for Mes de la Lucha contra el Abuso Infantil

Mes de la Lucha contra el Abuso Infantil

Abril es el Mes Nacional de la Prevención del Abuso Infantil. Como sucede con este tipo de eventos, el dedicar un periodo a destacar y crear conciencia sobre un problema no significa que no se tenga presente el resto del año, pero sí es una oportunidad para que muchas personas se incorporen a los esfuerzos por tratar de erradicarlos. Aunque es imposible imaginar que alguien sienta indiferencia ante cualquier tipo de maltrato de menores, de cierta manera el desconocimiento y la falta de información nos pueden convertir en cómplices.

Tanto el gobierno de los Estados Unidos como las organizaciones no gubernamentales intensifican este mes la divulgación de datos y recursos que sirvan de apoyo a las familias. El sitio de información sobre el bienestar infantil del Departamento de Salud y Servicios Humanos, por ejemplo, ha publicado un calendario en español que nos sugiere actividades para todo el mes como guía a una participación más activa en la lucha contra el abuso infantil. También en el sitio de la organización Prevent Child Abuse America encontrarás muchísimas herramientas que incluyen enlaces a sitios relacionados y folletos que puedes imprimir.

Aprovechamos esta ocasión para hacernos eco de algunos consejos básicos sobre cómo percibir que un niño podría ser víctima de abuso infantil que nos ofrece la organización Safe Horizon, una de las mayores agencias de asistencia a víctimas de la violencia en el país:

Cinco señales de posible abuso infantil:
1.     Lesiones que no tienen aparente explicación o con explicaciones poco convincentes.
2.    Cambios de conducta del niño, con frecuencia reflejan aumento de agresividad, ansiedad o depresión. Estos pueden incluir asimismo temor a regresar a su casa y un retorno a comportamientos propios de niños más pequeños.
3.    Variación de la rutina diaria. Cambios en los patrones de sueño debido a pesadillas o dificultad para conciliar el sueño y en los hábitos de alimentación. También es común que los niños víctimas de abuso descuiden su aseo personal.
4.    Dificultad de concentración que se manifiesta en un menor rendimiento y la asistencia a la escuela.
5.    Conductas extremas, tales como participación en actividades que impliquen riesgos, drogas o armas. En el caso de las víctimas de abuso sexual, los niños tienden a tener una sexualidad exacerbada y a usar un lenguaje explícitamente sexual.

Foto: Ingram Publishing

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios