imagen anuncio
 
 
image for Nadie es perfecto

Nadie es perfecto

El mundo moderno exige mucho: las escuelas quieren estudiantes excelentes; los papás, hijas aplicadas; las mamás, nietos educados; los hombres, esposas despampanantes; los amigos, personas felices y hasta las tiendas de ropa y asientos de aviones parecen estar disminuyendo en tamaño y solo ser aptos para mujeres talla cero. Con la aumentada presión viniendo de todos los ángulos es difícil mantener la calma y entender que los humanos están hechos de un sinnúmero de elementos y nadie es perfecto.

Tus virtudes- Así creas que no, todas las personas tienen algo para lo que son buenas. Puede que no seas la más bonita pero tienes un carisma increíble, tal vez tu memoria es pésima pero eres muy buena con los números. Lo importante es que te des crédito a ti misma por esas cosas en las que sobresales.

No te compares- Sólo porque una mujer se gana la vida como supermodelo no quiere decir que tenga la vida resuelta. Si lo piensas, vivir constantemente preocupada por tu peso, por la falta de intimidad y por salir “mal parada” en una foto no debe ser nada agradable. No debes pensar en lo mejor o lo peor de la vida de las demás, pero sí entender que no es la tuya.

Cómo conseguir amigas

Agradece- No hay necesidad de irse al ejemplo radical de los desamparados indigentes que deben vivir en la calle mientras tú tienes techo, ya que son dos realidades distintas, pero si lo piensas, tener un trabajo en una economía tan globalmente apaleada, contar con un novio que aunque no sea el más guapo te quiere un montón y tener tres amigas que sí lo son realmente hacen de ti un ser muy afortunado.

Date un respiro- Si cometes un error, respira profundo y vuelve a intentarlo. Acepta que te equivocaste pero no te ahogues en un profundo pozo de depresión al respecto. Si no puedes enmendar tu error, aprende de la lección y continúa la vida, finalmente de eso se trata vivir.

Acepta las derrotas- El hecho de que quieras ser una cantante famosa no quiere decir que vayas a serlo. Puede que trabajes muy duro para lograrlo, sin que se te dé y aunque el trabajo y empeño son la mitad de la batalla, no lo son todo. Puedes dejar un proyecto y tomar otro con la misma pasión y entrega; eso sí, no se trata de dejar todo tirado a la mitad solo porque se ponga algo complicado.

 

 
Foto: Zoonar
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios