image for Propósitos de Fin de Año

Propósitos de Fin de Año

¿A dónde se fue el 2011? Este año parece haber pasado con una velocidad impresionante y en sólo dos días le estaremos dando la bienvenida al nuevo año. Seguramente quienes tuvieron complicaciones a lo largo del año del que nos despedimos no ven la hora en que el reloj marque las 12, mientras que quienes se lo gozaron intensamente o tuvieron muchísima actividad desearían que durara un poco más. Lo que sí compartimos todas es el deseo de que el año que viene sea igualmente bueno o mejor que este. La tradición de los propósitos de Fin de Año nos permite reafirmar lo que deseamos para nuestras vidas futuras y ponernos metas claras.

El pasado pasó: Una de las lecciones más complicadas de lograr, sobre todo para las personas que somos extremadamente sensibles, es entender que por más que se le dé vueltas a las cosas del pasado y se trate de entenderlas desde diferentes perspectivas, nada podemos hacer para cambiarlas. Como primer ejercicio debemos aprender a dejarlas ir, no se trata de que nos borremos la memoria o simulemos que no pasaron, sólo que las tomemos como parte de la vida y de nuestro proceso de aprendizaje.

Recibe el cambio: La vida tiene un fluir único y sabio y aunque a veces no entendamos hacia dónde nos está llevando, finalmente suele tener sentido. El único constante en la vida es el cambio y si entendemos esto, seremos mucho más felices y tranquilas. La impaciencia no conduce a nada y aunque hay que luchar continuamente por lo que se desea, hay también que aprender a manejar las circunstancias con tranquilidad y sabiduría. “Si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada”.

Compleméntate: A la hora de escribir nuestros propósitos para el nuevo año, muchas de nosotras deseamos casi, casi ser otra persona. Quiero ser más alta, más flaca, tener más busto, cantar como Shakira, bailar como Beyoncé, tener mil pretendientes y miles de dólares. Aprender a aceptarnos como somos es parte esencial de una vida feliz.

Sé razonable: El Año Nuevo no es un hada madrina que te va a conceder mágicamente cualquier deseo y aunque los propósitos te permitan un “comienzo fresco,” también hay que ser realistas. No te pongas presión innecesaria tratando de alcanzar metas inalcanzables, mejor proponte mejorar en lo que ya haces bien.

Haz tu ritual: Escoge un momento donde puedas estar sola y concentrada en los deseos y expectativas que tienes para el próximo año. Elige un papel que te guste y escribe tus propósitos en él. Puedes optar por hacer una lista, escribir algo más detallado o hasta hacer un poema, lo importante es que lo hagas con energía positiva.

¡Feliz Año Nuevo, queridas lectoras de SiempreMujer.com!

Foto: Digital Vision

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios