image for Sexo cuando ya tenemos hijos

Sexo cuando ya tenemos hijos

Reconozco que la imagen de un papá y una mamá enfrascados en las obligaciones cotidianas de atención a sus hijos no es la más sensual que uno pueda imaginar. Cuando tenemos hijos, nos desdoblamos de tal manera que a veces el papel de padres termina reduciendo casi a un fantasma a aquel “animal sexual” que alguna vez fuimos. Pero es muy importante que aprendamos a lidiar con nuestra nueva vida después de tener hijos y que sepamos qué hacer para no dejar morir la pasión y darle un segundo impulso a la vida sexual.

El desafío, no obstante, no termina cuando cesa el periodo de los cambios de pañales. Incluso cuando la atracción se mantienen viva y ya los niños comienzan a ganar independencia, a la pareja de nuevos padres le resulta difícil encontrar el lugar y el momento para disfrutar en la intimidad en un hogar lleno de pasos y puertas que se abren y se cierran constantemente. Cuando el problema no es la falta de deseo sexual, sino las circunstancias para saciarlo, hay algunas medidas clave que podemos tomar:

Evitar el efecto del cansancio: Acuesta a los niños temprano y haz una cita con tu esposo. Por una vez que dejes los quehaceres para mañana no se va a acabar el mundo… al menos fuera de tu dormitorio.
Establecer el respeto de tu privacidad: El cuarto de papá y mamá no es una sala de juegos. Enseña a los niños a tocar y pedir permiso para entrar. Queda de tu parte mantener las puertas cerradas y proteger tu espacio personal.
Ser flexible en tiempo y espacio: El amor no tiene por qué limitarse al horario nocturno ni a las cuatro paredes de tu cuarto. Sean creativos, escápense a otra habitación de la casa lejos de los chicos o celebren un almuerzo especial cuando los niños estén en la escuela.
Aprovechar la tecnología: Deja que los niños disfruten de un DVD o una película por streaming y tendrás tiempo para un baño juntos y mucho más que un abrazo apurado.
No descuidar el look y el ambiente: Las velas, la música y la ropa interior sexy nunca están de más. Si tienes familiares cerca que te puedan cuidar a los chicos, planifica una noche romántica una que otra vez y combina los rituales con las sorpresas.

Foto: Stockbyte

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios