imagen anuncio
 
 
image for ¿Te atreves a no ser perfecta?

¿Te atreves a no ser perfecta?

¿Quién ha dicho que la perfección es buena? ¿Sabías que salirse de los estereotipos sociales o pasar de grandes metas resulta saludable, reduce el estrés y puede ayudarte a controlar tu glucosa? ¡Haz la prueba!

El deseo de hacer las cosas correctamente muchas veces se confunde con la necesidad de hacerlas perfectamente. Ya lo decía Joan Manuel Serrat en su canción Esos locos bajitos: “Niño, eso no se dice, eso no se hace, eso no se toca”. Y es que desde pequeños se nos corrige constantemente. Y de adultos, en el trabajo se nos mide por los resultados. El mensaje social que recibimos es claro: para encontrar la felicidad, debemos alejarnos del término medio y aspirar a destacar por el éxito. La lista de exigencias es interminable: atractivos, delgados, musculosos, seductores o triunfadores… El resultado: compararse con ideales superfluos nos puede conducir a la frustración.

Siéntete a gusto con tu personalidad

Aspirar a ser más emprendedores, menos tímidos o menos orgullosos está bien; en eso consiste la superación personal: en intentar mejorar lo más maleable y asumir los defectos que no nos es posible cambiar.

Entonces, ¿dónde está el problema? Se presenta cuando los esfuerzos de una persona por mejorar no fructifican y acaban en decepción, frustración o infelicidad, todo lo contrario de lo perseguido. Y aquí aparece el sentimiento de culpa, que normalmente resulta inútil y no soluciona nada. Frente a esta actitud tan exigente, hay otro comportamiento más equilibrado y saludable, el de la persona que huye de los extremos, que no es excesivamente meticulosa, que no necesita tener grandes éxitos para ser feliz y que se siente contenta de cómo es. Sabe sacarse el mejor partido y aceptarse con sus virtudes e imperfecciones. ¿Te animas a imitarla?

¿Cuál es tu nivel de autoexigencia?

Contesta a las siguientes preguntas, señalando la respuesta con la que te identificas, y descubre si tu afán de superación te supone un problema en el desarrollo de tu vida o si, por el contrario, no tienes miedo a cometer errores.

1. Cuando mandas un e-mail, ¿cuál de las siguientes actitudes se ajusta más a tu comportamiento?

(a) Antes de enviarlo lo releo varias veces y me preocupo de corregir las faltas de ortografía.

(b) Según el tiempo que tenga, le dedico más o menos esfuerzo.

(c) Lo escribo de carrerilla, según va saliendo.

 

2. En una tarea de equipo ves a un compañero que comete un error por despiste. ¿Qué piensas de él?

(a) No le das ninguna importancia a su actitud. A todos nos puede ocurrir.

(b) Mentalmente lo rechazas y dejas de considerarlo válido.

(c) Intentas ayudarlo y le aconsejas que se esmere.

 

3. En el amor ¿qué definición te viene como anillo al dedo?

(a) Soy feliz con mi pareja a pesar de sus fallos.

(b) No soy demasiado exigente.

(c) No me comprometo porque aún ansío encontrar la pareja ideal.

 
Foto: iStockphoto
Páginas:  [ 1 ] [ 2 ] [ 3 ]
 
 
 
 
 
 
 

Comentarios