imagen anuncio
 
189
0

El defecto de la perfección “Si no puedo hacerlo perfecto, prefiero no hacerlo”. Este es el lema de muchas personas que creen que el perfeccionismo es una virtud. Para ellas, todo lo que hagan no puede ser punto menos que, logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for El defecto de la perfección

El defecto de la perfección

“Si no puedo hacerlo perfecto, prefiero no hacerlo”. Este es el lema de muchas personas que creen que el perfeccionismo es una virtud. Para ellas, todo lo que hagan no puede ser punto menos que, ya lo dijimos, perfecto. Pero aunque estas personas se sienten virtuosas, la realidad es que la perfección, lejos de liberarnos y estimularnos para crear, nos limita con su rigidez. Ante estándares tan imposibles, el impulso creativo se frena; la imaginación ya no vuela libre, porque se mide y se critica a cada paso. De hecho, el perfeccionismo es el enemigo de la creatividad; les roba el alma a las cosas. Entonces, ¿cuál debe ser la actitud ante la vida? Una de libertad y espontaneidad para crear y experimentar sin miedo a cometer un error; en otras palabras: busca la excelencia, no la perfección. El film Black Swan, la historia de una bailarina clásica que busca la perfección, ofrece un buen ejemplo de esto: Nina (Natalie Portman), es el robot perfecto, sin alma, mientras que Lily (Mila Kunis), es toda libertad y emoción. ¿Quién llega al corazón, el robot perfecto, o el espíritu libre que, aunque no tiene una técnica impecable, baila con creatividad y pasión? Sin duda, ya conoces la respuesta.

 

 
 
 
189
0

El defecto de la perfección “Si no puedo hacerlo perfecto, prefiero no hacerlo”. Este es el lema de muchas personas que creen que el perfeccionismo es una virtud. Para ellas, todo lo que hagan no puede ser punto menos que, logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 

Comentarios