image for Un día sin tu esposo

Un día sin tu esposo

Se conocieron, se gustaron, se hicieron novios, se enamoraron, se casaron y ¿vivieron felices para siempre? Todos aquellos que hemos tenido una relación de más de 6 meses sabemos que mantenerla en ocasiones no es asunto sencillo. El amor no es la perfecta escena que nos vendieron los cuentos de hadas: el estrés, las diferencias de opiniones y crianza, los problemas económicos y la monotonía están dentro de la lista de elementos que pueden tener un impacto algo negativo en la relación de pareja. Cuando de matrimonio se trata, las parejas deben volverse expertas en el arte de la comunicación, la paciencia y la negociación. Seguro, lo amas, si no no estarías con él, pero ¿no crees que es hora de que te pases un día, o un par de ellos, sin tu esposo?

Reduce el estrés

Pasar tiempo lejos de la rutina, los compromisos del hogar, las necesidades de los hijos y los requerimientos de ser una esposa te ayudará sin lugar a duda a reducir el nivel de estrés. Sin importar si tienes la casa “más armónica del universo” salir de ella de vez en cuando le dará aire fresco a tu vida.

Renueva la pasión

Si tú y tu esposo se dejan de ver por un par de días, sucederá algo maravilloso: se extrañarán, lo cual traduce a que recordarán cuánto se aman y cuando se vean, no podrán quitarse las manos de encima.

Redescúbrete

Claro que amas a tu esposo, pero eso no significa que debas dejar de lado a la persona más importante de tu vida: tú. Si vuelves tu “tiempo a solas” parte de tu rutina, podrás reconectarte con tus amigas, dedicarte a un pasatiempo que te guste y hasta descubrir una pasión que no tenías.

No se trata de que dejes abandonado a tu esposo o tu participación en el hogar, pero sí de que recuerdes que para que una relación funcione cada individuo debe tener un espacio de desarrollo personal.

Foto: Wavebreak Media

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios