Un lugar para alistarte

Mi fascinación con los tubos de labial, polvos y perfumes comenzó con el tocador de mi abuela, donde la veía peinarse el cabello largo y hermoso. Pero yo nunca he tenido uno. Claro, he tenido una cómoda con espejo, pero nunca una pieza de muebles dedicada a todas mis cositas de arreglarme. Parece que estas mesitas útiles han pasado de moda y ahora rara vez se ven en las habitaciones modernas.

Bueno, este fin de semana pasado, he convertido un viejo escritorio en mi propia mesa de glam. Ahora no sé cómo he vivido todos estos años sin ella. Sentada cómodamente para peinarme y aplicar mi maquillaje ha hecho mi rutina de la mañana un placer.

Simplemente colgando un espejo o con uno que se coloca en la mesa, puedes convertir cualquier mesa en una hermosa coqueta. Aunque un escritorio te permite hacer uso de los cajones para almacenar los productos. Para las áreas con mala iluminación, una buena lámpara es un must. Por último, pero ciertamente no menos importante, una silla cómoda.

Me gusta exhibir mis pinceles de maquillaje, perfumes y frascos lindos para crear un desorden bonito. Los recipientes pequeños ayudan a organizar las horquillas y cintas para el pelo.

¿Y tú? ¿Tienes un tocador? Si no, ¿dónde te arreglas?

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios