image for Universidad para tus hijos

Universidad para tus hijos

En un programa de radio que oí hace poco, una de las oyentes le pidió consejos al asesor financiero que lo conducía sobre los planes de ahorro para pagar la universidad de los hijos. Antes de responder, el conductor le hizo dos preguntas a ella:

1.    ¿Ya tienes tus cuentas de ahorro para la jubilación y todavía te queda dinero para invertir en tus hijos?
2.    ¿Crees que tus hijos continuarán estudiando hasta llegar a la Universidad?

La primera es de carácter económico y práctico, pues, como bien se continuó explicando en la respuesta del programa, existen muchas opciones para pagar la universidad, pero hasta el momento nadie ofrece préstamos o becas para la manutención de las personas cuando se jubilan. La segunda pregunta, aunque quizás algo cruda, es de sentido común: no todos tenemos el talento o la dedicación (o la combinación de ambas) que se necesitan para continuar en la educación superior. La respuesta a esta interrogante puede provocar la frustración o el orgullo de los padres.

Tengo la esperanza de que mis hijos reciban un título universitario, pero comprendo que parte de mi misión es ser objetiva y no engañarme a mí misma. Por eso me provocan alegría todas las señales de que se cumplirán mis sueños, como ver a mi hija de doce años demostrar interés por los estudios, perseverancia, disciplina y, algo muy importante, curiosidad por el mundo universitario.

Si alguno o varios de tus hijos parecen encaminados en esa dirección (ya sea en la tradición o como primera esperanza académica de la familia), nunca es tarde para empezar a planificar y emprender acciones:

•    Infórmate bien acerca de los tipos de planes de ahorro para la universidad. Algunas cuentas pueden atentar contra la posibilidad de recibir préstamos o becas.
•    Averigua las opciones de cursos avanzados durante high school. En muchos casos se pueden recibir clases en coordinación con los community colleges que cuentan como créditos para la universidad.
•    Si el objetivo es que se gradúen de una universidad prestigiosa (lo mismo pública, privada que de las conocidas como Ivy League) considera que cursen los dos primeros años en un commnity college y luego se transfieran a la institución que quieren. Pero ten presente que para algunas especializaciones hay universidades que no aceptan estudiantes que se transfieren, o la demanda es tan grande que resulta casi imposible.

Foto: Ingram Publishing

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios