image for Visitamos Tequila, México, y descubrimos cómo se hace esta bebida

Visitamos Tequila, México, y descubrimos cómo se hace esta bebida

Siempre Mujer tuvo la oportunidad de viajar a Guadalajara y Tequila, en México, de la mano de José Cuervo para descubrir todo sobre esta bebida. 

 

La primera parada de esta increíble experiencia tuvo lugar en Guadalajara, capital del estado de Jalisco. Esta ciudad fue fundada en 1532 y su centro histórico lleno de edificios, jardines y bellas esculturas muestra la historia que ha pasado por ella a lo largo de los años.

En ella pudimos disfrutar de su catedral, que refleja el pasado español de esta zona. Fue mandada a construir en 1561 por el rey de España Felipe II, y consagrada el 12 de octubre de 1716. Es la única fachada que está construida con una mezcla de estilos arquitectónicos gracias a la combinación de influencias góticas, barrocas, moriscas y neoclásicas.

 

Tras esta primera parada, llegamos al Hospicio Cabañas, un bello edificio original del siglo XIX y sede del Instituto Cultural Cabañas. Fue originalmente “Casa de la Misericordia” donde huérfanos, enfermos y desvalidos podían pasar sus días. En 1997 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Actualmente es un centro cultural y en él se pueden disfrutar los murales de José Clemente Orozco.

Y por último paramos en el mercado de San Juan de Dios, el más grande cubierto de toda América Latina y en el que puedes encontrar desde restaurantes, fondas, dulces, artesanías, antojitos, tortas ahogadas y todo tipo de souvenirs.

De ahí acudimos a nuestra primera cata de tequila junto a la maestra tequilera Sonia Espinola y aprendimos a distinguir los tipos de tequila que existen:

 

 

Al día siguiente, viajamos desde Guadalajara hasta Tequila en el tren José Cuervo Express, un recorrido en el que se pueden apreciar los campos de agave según recorres kilómetros. Tras dos horas en un divertido trayecto amenizado por catas de tequila y comida mexicana, llegamos a nuestro destino y de ahí partimos a los esperados campos de agave de Reserva de la Familia de José Cuervo. En esta preciosa ubicación, Sonia nos contó, junto al jimador Pablo, en qué consiste la planta del agave azul y cómo debe cosecharse para que tenga una calidad excepcional con la que hacer esta bebida.             Una vez terminamos de aprender cómo se recolecta el agave, acudimos a la destilería de José Cuervo, también llamada La Rojeña, que es la más antigua de América y está situada en la pequeña localidad de Tequila, en el estado de Jalisco. La historia de este lugar se nota nada más acceder a él, una colorida hacienda mexicana que conserva toda la esencia y cultura mexicana. En ella pudimos dar un paseo por sus instalaciones. 

Durante el recorrido pudimos ver todo el proceso de producción, desde los hornos de mampostería para la cocción del agave, pasando por la sala de destilación con sus alambiques de cobre hasta llegar a la zona de las barricas en las salas de añejamiento.

 

 

 

 

Otros datos de interés sobre el tequila:

-El agave azul tarda en madurar de 8 a 10 años.
-A la persona que se dedica a cosechar agave para la elaboración de tequila se le conoce como jimador. Al corte de la planta se le llama jima y al instrumento utilizado para este fin se le conoce como coa.
-El peso promedio de una piña de agave azul es de 40 kilos.
-Los tequilas se dividen en dos categorías permitidas por la industria tequilera: los que son 100% agave tequilana weber y los mixtos, que contienen 51% agave y el otro 49% de azúcar de caña o maíz (y que son los que más se exportan al extranjero para coctelería y contienen colorantes). Pueden ser blancos (sin paso por barrica), reposados (2 a 11 meses en barrica) y añejos (de 1 a 3 años en barrica) y extrañejo (de 3 a 10 años en barrica). Todos son de doble destilación.
-Por cada 7 kilos de agave cocido se produce 1 litro de tequila; es decir, que una piña da 5 o 6 litros de tequila aproximadamente.
-Sus hornos tienen una capacidad de hasta 40 toneladas.
-Cada una de sus barricas almacena dos mil litros de tequila y están hechas de roble blanco. La mayoría de ellas se importan de Kentucky, Estados Unidos de Norteamérica, y se puede usar unas cinco veces y luego se donan para hacer muebles. Deben mantenerse húmedas.
-Antes de poner tequila adentro de las barricas, estas se tuestan en una fogata con leña de roble blanco y el humo genera una capa de carbón que aporta sabores, colores y aromas diferentes para diversos perfiles de tequila: para el reposado el tostado es ligero, para el añejo el tostado es medio y para el extrañejo el tostado es fuerte.
-Cada año se pierden de 3 a 5 litros del destilado por evaporación.

 

¡Sin duda las intimamos a que realicen esta experiencia inolvidable!

 
Siempre Mujer
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios