image for Bronceado de diosa

Bronceado de diosa

Admiro a las mujeres que pueden cambiar de perfume como de ropa interior. Un día L’Air du temps de Nina Ricci, otro día One de Calvin Klein, y cuando se sienten más casuales algún perfume de The Body Shop. Pero no es mi caso. Si con algo soy difícil es con los perfumes. Me cuesta acostumbrarme a un aroma y muy pocos me gustan, por lo menos para llevar conmigo siempre, e impregnarlo por toda mi casa. Hace unos meses, sin embargo, noté en la oficina uno francamente delicioso. Era una esencia floral con un toque de coco. Si tuviera que definirlo como un lugar sería un destino exótico, si tuviera que definir a una mujer, sería atractiva con un toque de misterio. Se trata del aroma de la nueva línea de verano Bronze Goddess, de Estee Lauder, que lleva gardenia de Tahití, coco y sándalo, y que olí aquella vez en nuestra directora editorial María Cristina Marrero, una fan desde que conoce el producto. ¡Qué delicia! En mi reciente viaje a Jamaica, probé la crema y, además de su intoxicante fragancia, te deja la piel con un ligero brillo bronceado que parece como si  hubieras acabado de regresar precisamente del Caribe. No mancha ni es demasiado grasosa. Ideal para ponerse en los hombros, los brazos y las piernas cuando luzcas tu vestido favorito en una de esas mágicas noche de verano…

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 

Comentarios