0

5 cambios a favor de tu salud La industrialización crea comodidades, pero a veces nos acomodamos tanto que terminamos sumiéndonos en una holgazanería dañina para nuestra salud. El mejor ejemplo es, por supuesto, el logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for 5 cambios a favor de tu salud

5 cambios a favor de tu salud

La industrialización crea comodidades, pero a veces nos acomodamos tanto que terminamos sumiéndonos en una holgazanería dañina para nuestra salud. El mejor ejemplo es, por supuesto, el automóvil. Sin restarle su innegable valor como medio de transporte, es evidente que el carro es uno de los factores de la falta de ejercicios físicos que se padece en los Estados Unidos: con excepción de algunas ciudades, en este país hemos dejado de caminar.

Otro efecto secundario negativo del desarrollo se refleja en los alimentos que consumimos. Los supermercados están abarrotados de productos empacados, congelados, precocidos, preelaborados, premezclado,  todo en función de que no pasemos el más mínimo trabajo. Pero el precio de la conveniencia lo pagamos con nuestra salud: ingerimos las sustancias químicas añadidas y perdemos el hábito de consumir productos frescos y naturales.

Para luchar contra esa tendencia, a veces todo lo que necesitamos es hacer pequeños cambios y dedicar un poco de nuestro preciado tiempo. Aquí te damos algunas ideas:

  1. Añade tus propios sabores. En lugar de comprar leche, yogur, refrescos o postres “con sabores naturales”, cómpralos sin nada agregado y combínalos tú misma con vainilla, chocolate o con los sabores de tu preferencia. De esa manera también los puedes endulzar tú misma con azúcar de verdad, con miel o con jarabe de agave.
  2. Remueve la mantequilla de maní cuando la vayas a usar. En la mantequilla de maní natural que se vende en potes, o las que se elaboran en algunos mercados, el aceite tiende a separarse. Por esa razón, algunas marcas le agregan aceites hidrogenados para mantener la cohesión. Con un simple movimiento circular de la cuchara limitarás los ingredientes a maní y sal.
  3. Condimenta tus carnes. Muchos supermercados venden carnes marinadas, listas para cocinar. Además de pagar por la preparación, pagas por el peso del líquido agregado y pierdes en frescor y sabor. Sazona tú misma, a tu gusto y con la certeza de que no estás ocultando ningún sabor cuestionable.
  4. Prepara tus salsas para las pastas. ¿Alguna vez te has puesto a leer los ingredientes de las salsas? Al menos yo siempre encuentro cierto sabor artificial hasta en las mejores marcas. No hay nada más sencillo que una salsa de tomate, y puedes ahorrar tiempo usando la pasta concentrada en vez de tomates frescos.
  5. Todo sacrificio merece una recompensa, pero quizás ninguno recibe una tan justa como este: Mezcla tus cócteles con la receta original. Organiza una fiesta para el paladar deshaciéndote de las botellas de mezclas preparadas y haz tus margaritas y tus mojitos desde cero.

Foto: iStockphoto

 
 
0

5 cambios a favor de tu salud La industrialización crea comodidades, pero a veces nos acomodamos tanto que terminamos sumiéndonos en una holgazanería dañina para nuestra salud. El mejor ejemplo es, por supuesto, el logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios