image for 8 razones por las que estás ganando peso, aunque hagas dieta

8 razones por las que estás ganando peso, aunque hagas dieta

¿Se han preguntado alguna vez por qué siguen aumentando de peso, aun haciendo dieta, una y otra vez? ¿No son capaces de seguir un plan de adelgazamiento y lo dejan a los pocos días? Seguro que esto les suena familiar y muchas veces se han frustrado por no conseguir los objetivos marcados a la hora de perder peso. Esto es algo más habitual de lo que piensan. Sí, aunque no lo crean, el porcentaje de personas que no consiguen bajar de peso es muy alto y puede ser debido a que hacen cosas que creen que son buenas para adelgazar y en realidad les hacen el efecto contrario. Increíble, pero cierto.

 

Por esto y por mucho más, hoy las queremos ayudar un poquito y les vamos a contar las 8 razones por las que podrían estar aumentando de peso, aunque hagan dieta. ¿Algo de lo que hacen está en la lista? ¡Compruébenlo!

 

1. ¡No están comiendo lo suficiente!

No comer lo suficiente está en el top de las razones de por qué las dietas fallan. Un grandísimo error es pensar que tenemos que pasar hambre para perder peso. Pues, tienen que saber que, al no comer, hacen que su cuerpo piense que no va a recibir la cantidad suficiente de comida, y por si acaso, guarda lo que tiene en sus depósitos, por si les diera por no comer en un tiempo. Conclusión: hacen que el metabolismo se ralentice y por tanto, queme menos calorías, por lo que adelgazar se vuelve mucho más difícil.

2. Se saltan alguna comida

Por lo general, suele pasar que cuando se saltan alguna comida, llegan a la siguiente con mucha más hambre y comen más de lo que necesitan. Así es, por lo que lo ideal es que hagan 5 comidas al día variadas y de menor cantidad.

 

 

3. Están siendo demasiado estrictas

Las dietas demasiado estrictas o drásticas pueden provocar cambios de humor, dolores de cabeza, malestar de cuerpo, fatiga mental, irritabilidad, problemas digestivos, dificultades para pensar… Todo esto hace que a los pocos días o semanas se sientan horribles y abandonen la dieta porque no pueden más. ¡Y con razón! Por ello deben hacer una dieta equilibrada y que las haga sentirse llenas de energía y, sobre todo, felices.

 

4. No duermen lo suficiente

 

Aunque parezca mentira. Gracias a muchos estudios, se sabe que mientras están durmiendo, su cuerpo libera unas hormonas que queman grasas y aceleran la pérdida de peso. O sea, que intenten dormir un poquito más, les sentará bien en todos los sentidos.

Lee más
thumbnail of feature post
Cómo cuidar tu corazón a los 30, a los 40 y a los 50 años
 

5. Tu dieta cojea

 

Algunas dietas restringen radicalmente algunos alimentos, algo que es totalmente un error. Aunque los carbohidratos tengan más calorías, es necesario consumirlos en su justa medida. Pueden comerlos cocinados de una manera saludable y en cantidades más pequeñas… pero nunca quitarlos del todo. Si están entrenando, pueden comer estos alimentos esos días y en los días de descanso optar por más proteínas y vegetales.

6.¿Cómo entrenan? o ¿Cómo “no” entrenan?

Efectivamente, si son de las que no se mueven nada, claramente esto no ayuda mucho a la hora de perder peso. No tienen que ser unas superatletas, pero sí tienen que hacer ejercicio continuo, moderado y variado durante toda la semana. Bailen, monten en bicicleta, corran, hagan pesas o lo que les guste… ¡pero muévanse! Por otro lado, si son de las que solo hacen cardio (por ejemplo, correr) y no tocan una pesa… tampoco lo están haciendo bien. Tienen que saber que hacer pesas, además de ayudar a construir músculo, aumenta el metabolismo y, por tanto, quema calorías. Conclusión: Hagan un entrenamiento combinado de pesas y ejercicio cardiovascular.

Lee más
galería
thumbnail of feature post
7 síntomas que revelan que NO tomas suficiente agua (FOTOS)
 

7. Toman demasiadas bebidas azucaradas

Deberían de tener en cuenta que, además de las bebidas carbonatadas, hay otros líquidos que también aportan calorías, como son los jugos de frutas, batidos, el café o té cuando le añades azúcar, y no se dan ni cuenta. Les recomendamos que intenten reducir el consumo de estos líquidos y que se pasen al agua.

 

8. No controlan el tamaño de las porciones

Suele pasar: aunque lo que estén ingiriendo sea muy sano, si lo consumen en mucha cantidad, puede hacerles ganar peso. Un ejemplo claro es la fruta. Un alimento muy saludable pero que si lo comen en gran cantidad, les aportará mucha fructosa, que les hará ganar también calorías. Conclusión: dieta variada y en porciones moderadas.

 

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios