image for Ansiedad: 7 maneras prácticas de controlarla

Ansiedad: 7 maneras prácticas de controlarla

Es normal que, como les sucede a muchas personas, en algún momento de tu vida hayas sido víctima de la ansiedad. Pero hay quienes tienden a ser ansiosas, a veces sin una verdadera razón que lo justifique. No se trata de la angustia que puede acompañar a la neurosis o el trastorno de ansiedad generalizada, que es una manifestación patológica de la manera normal en que las personas les hacemos frente al peligro o a las situaciones extremas. En ese caso, sin duda, sería necesario recurrir a tratamientos y terapias. Sin embargo, sí existen maneras sencillas de controlar la ansiedad cuando hablamos de nerviosismo, inquietud, desesperación o agitación excesivos. Con estos 7 tips no tienes porqué parecer una persona ansiosa:

    1. Respira profundamente. Cuando estamos nerviosos, tendemos a contener la respiración. Unos minutos antes de enfrentar algo que te pueda provocar tensión, comienza a hiperventilarte. Esto te ayudará a calmarte y a reaccionar mejor a todos los estímulos.
    2. Relaja los músculos. Tu cuerpo refleja tanto las emociones como tu mente. Incorpora una rutina de relajación o estiramiento cuando pienses que te va a atrapar la zozobra. Si evitas tener el cuerpo tenso, también tu mente estará más calmada.
Lee más
thumbnail of feature post
Alimentos contra la ansiedad, ¿de verdad funcionan?
 
  1. Sonríe. Además de parecer más relajada (aunque al principio en realidad no lo estés), sonreír puede “engañar” al cerebro al provocar cambios químicos que terminarán mejorando tu estado de ánimo.
  2. Come menos dulces. Evita los alimentos con gran por ciento de azúcar o con harinas refinadas. Lejos de endulzar tu vida y calmarte, como respuesta a ese tipo de comida el cuerpo segrega más adrenalina para regular los niveles de azúcar en la sangre, y esto te pondrá más ansiosa.
  3. Duerme bien. Aunque algunos estudios lo han puesto en duda, el consenso entre los expertos es que los adultos deben dormir al menos ocho horas diarias. La falta de sueño no solo te pondrá de mal humor, sino que también te hará más propensa a sentirte nerviosa e irritada.
  4. Viaja “al pasado”. Desconéctate del mundo moderno durante unos quince minutos. Aléjate de las pantallas y camina por un parque, un bosque o la playa. Los sonidos de la naturaleza pueden acercar a la persona más inquieta a un estado de calma zen.
  5. No te exijas demasiado. Con frecuencia las personas ansiosas son sus peores verdugos. Establece tus objetivos sin ponerte metas demasiado altas, y planifica el tiempo para trabajar a tu ritmo y hacer pausas durante tus actividades. Porque como bien dice el dicho, ¡chi va piano, va lontano!

No obstante, si durante varias semanas seguidas tienes taquicardia, sudoraciones, mareos, tensión muscular o vértigos, o sientes que siempre estás nerviosa -algunos de los síntomas más comunes de la ansiedad- lo más aconsejable es que vayas a ver al médico. Te interesará saber que según los estudios, la ansiedad es más frecuente en las mujeres y muchas veces se debe al estrés que nos provoca la vida cotidiana; en estos casos puede tratarse con medicamentos o con terapia psicoterapéutica.

 
Foto: iStock
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 
 

Comentarios