imagen anuncio
 
 
image for Calcio: mucho más que protección contra la osteoporosis

Calcio: mucho más que protección contra la osteoporosis

Muchas mujeres asocian la necesidad de consumir la cantidad apropiada de calcio, ya sea en suplementos o a través de la nutrición, con una manera segura de evitar la osteoporosis, esa enfermedad degenerativa de los huesos que, aunque no es exclusiva del género femenino, afecta con frecuencia a las mujeres, sobre todo en la edad de la menopausia. Pero el cuerpo necesita calcio para otras funciones además de la de garantizar la salud y fuerza de los huesos y los dientes, donde radica el mayor por ciento de calcio en nuestros cuerpos.

Este mineral también contribuye al movimiento de los músculos y le permite al sistema nervioso la transmisión de mensajes entre distintas partes del organismo, así como la distribución de encimas y hormonas que llevan a cabo los vasos sanguíneos. La cantidad de miligramos de calcio que necesitamos varía en dependencia de la edad, el sexo y en el caso de las mujeres, si están embarazadas o lactando. También algunos grupos específicos, como es el caso de quienes han comenzado a perder densidad ósea como consecuencia de la edad, los vegetarianos o algunos atletas, y personas que tienen dificultad para absorber este importante mineral podrían necesitar dosis adicionales.

Tu médico te puede ayudar a determinar si estás consumiendo la cantidad de calcio que necesitas, así como a sugerirte qué suplementos te podrían beneficiar. Y por supuesto, también están los alimentos. El calcio no solo se puede obtener a través de los productos lácteos como el yogur, la leche y los quesos, que son los que primero nos vienen a la mente. Considera esta lista de alimentos ricos en calcio que, además, son un regalo para el paladar:

• Salmón, sardinas (lo mismo frescas que en salsa de tomate o en aceite), mejillones, camarones, vieira, pulpo, ostras, langostinos, almejas.

• Espinaca, col rizada, cebolla, berro, acelga, grelos, brócoli.

• Frijoles blancos, garbanzos, lentejas, soja.

• Huevo (la yema).

• Los frutos secos, excepto las castañas y los higos secos.

 
Foto: Goodshoot
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios