imagen anuncio
 
 
image for Combustible para los músculos

Combustible para los músculos

Podríamos decir que las mujeres somos novatas en un territorio históricamente dominado por los hombres: la preocupación por definir y aumentar el volumen de los músculos. Habíamos estado tan ajenas hasta hace poco (aparte del mundo de las deportistas de alto rendimiento) que todavía se tiende a asociar nuestros cuerpos con la flacidez y son muchas las mujeres que temen que los ejercicios de fuerza, con pesas o de cualquier otro tipo, terminen convirtiéndolas en versiones femeninas, aunque más estilizadas, del superhéroe Hulk.

Sin embargo, desarrollar los músculos de manera proporcional no solo nos garantiza una apariencia más acorde con estos tiempos que con la época del Renacimiento, sino que contribuye de manera positiva a mantener un peso saludable, e incluso a despojarnos de las libras de más. Esto se debe, entre otras cosas, a que mientras más masa muscular tengamos, más calorías quemaremos al realizar las actividades cotidianas. Por fortuna, somos cada vez más las que lo comprendemos y nos ponemos en función de lograrlo.

Formar y aumentar los músculos es una tarea de dos partes:
1.    Los músculos crecen cuando se ejercitan: Al sufrir los daños causados por el estrés al que se someten, se exceden un tanto al repararlos para protegerse en el futuro. Por eso se recomienda darles tiempo de descanso después de cada workout.
2.    Los músculos crecen con una alimentación adecuada: Las proteínas son las que permiten el crecimiento, pero hay que combinarlas con carbohidratos. De lo contrario, el cuerpo usa las proteínas para restablecer la energía, no para el crecimiento. Las frutas y verduras contienen vitaminas y minerales necesarios para la recuperación, e incluso ingerir grasas contribuye a que el cuerpo no las cree por sí mismo.

Foto: iStockphoto

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios