imagen anuncio
 
 
image for Adiós a la pirámide de alimentos

Adiós a la pirámide de alimentos

Una dieta saludable constituye uno de los pilares para mantener una buena salud general. Está demostrado que las personas que comen bien se enferman menos y llevan una vida más plena, con más energía y mejor estado de ánimo, además de que, por lo general, tienden a mantener un peso adecuado. Pero, ¿en qué consiste comer bien? ¿Quién dicta lo que es una alimentación balanceada? Porque, por algún defecto evolutivo, el instinto natural del ser humano parece ser comer todo lo que le pongan delante y le resulte apetitoso.

Las posibles consecuencias no rigen lo que nos apetece. Si lo dudas, pregúntale a cualquier madre que trate de controlar lo que sus hijos se llevan a la boca. Por eso, quienes nos preocupamos por nuestro bienestar necesitamos guías que nos ayuden a tomar decisiones nutricionales sanas y nutritivas. Una de tales guías durante las últimas décadas ha sido la pirámide alimenticia provista por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Sin embargo, la pirámide alimenticia, incluso en su versión modificada recientemente, no lograba ser lo suficientemente clara y eficaz para determinar las proporciones que debemos consumir de cada uno de los grupos de alimentos. Por otra parte, muchos críticos argumentan que no determinaba las diferencias entre ciertos alimentos dentro de un mismo grupo: no es lo mismo un pan de harina blanca que uno de granos integrales, ni se pueden poner al mismo nivel las proteínas provenientes del pescado que las del tocino.

El actual gobierno, en su esfuerzo por reducir la obesidad y mejorar los hábitos alimentarios de los estadounidenses encabezado por la primera dama Michelle Obama, se propone ahora sustituir la clásica pirámide con un nuevo método con un plato circular, que tiene el propósito de simplificar y facilitar la comprensión de las Guías Alimentarias para los Estadounidenses que se publicaron recientemente, con cuatro secciones en colores diferentes para las frutas, verduras, granos y proteínas, acompañado de un plato menor para los lácteos. Esperemos que el plato sea más eficaz y menos polémico que la pirámide, ¡y que nos sirva de ayuda para conformar el menú!

Foto: Comstock

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 

Comentarios