image for Cómo elegir una buena bicicleta

Cómo elegir una buena bicicleta

Para este verano, mi esposo y yo hemos decidido sustituir nuestras bicicletas, que, para ser justos, merecen una medalla por su heroísmo y resistencia, después de casi diez años de dar rueda por varios estados. Hace tantos años y a un precio tan bajo que me avergüenza decirlo, compramos dos bicicletas súper económicas en una juguetería, y así comenzó nuestro recorrido que fue intensificando poco a poco nuestra pasión de pedalear por espacios al aire libre.

En aquel entonces, nos motivaba más que nada el espíritu de aventura y el deseo de mantenernos en forma mientras pasábamos un rato agradable con nuestra hija, pero no teníamos exigencias ni conocimientos suficientes como para preocuparnos por otra cosa que el mero precio de las bicicletas. Ahora, en cambio, no es que seamos expertos, pero algo hemos aprendido y nos hemos ganado el derecho de montar aparatos más ligeros y con mejor desempeño: basta ya de cargar más de 30 libras de un lado a otro como si estuviéramos castigados.

Nuestro asesor técnico, que es además parte de la familia y un especialista en el que confiamos plenamente, nos ha dado algunos consejos que decidí compartir con ustedes:

• Lo primero es tener claro el uso que se le va a dar a la bicicleta: para paseo, para senderos, para ir al trabajo o para un poco de cada cosa.

• Para los principiantes, lo más recomendable es un modelo híbrido, que en el mundo de las bicicletas no tiene nada que ver con la gasolina y la electricidad, sino con un diseño que combina la bicicleta de pista (road bike) y la de montaña (mountain bike) y que se puede usar con comodidad en el campo y en la ciudad .

• Hay que prestar atención a las dimensiones, porque todos los cuadros (frames) o las ruedas no son del mismo tamaño, y están directamente relacionados con las medidas de nuestro cuerpo. Lo ideal es que un especialista lleve a cabo lo que se conoce como el “fitting”, que es determinar las medidas personalizadas de la bicicleta, así como la altura del asiento y el manubrio; pero sin llegar a tantos detalles, al menos es preciso que conozcas si necesitas un cuadro grande, mediano o pequeño.

• Por último, nuestro consejero nos recomienda que no escatimemos en el precio, si podemos, para obtener una bicicleta más ligera y a la vez más sólida. Las de fibra de carbono son las mejores, pero si no quieres invertir en una tecnología tan avanzada, las de aluminio también son buenas; no son demasiado pesadas y sus precios son más asequibles.

Aunque las jugueterías, tiendas por departamentos y otros tipos de almacenes gigantescos ofertan muchos modelos, en las tiendas especializadas en bicicletas se pueden encontrar muy buenas rebajas que valen  la pena.

Foto: Getty Images

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios