image for Cómo prepararnos para la temporada de la influenza o gripe

Cómo prepararnos para la temporada de la influenza o gripe

La plataforma Vida y Salud creada por la Doctora Aliza cumple 10 años y desde ya, los televidentes pueden ver en el show del mismo nombre en la cadena de televisión hispana HITN. En conjunto y de la mano de HITN, la plataforma Vida y Salud continúa creando nuevas formas para que los televidentes puedan tomar control de su salud y llevar vidas saludables con información confiable, que les permita enfrentarse a padecimientos comunes entre la comunidad hispana.

 

Por ese motivo, quisimos consultar con la doctora para que nos ayude a cuidar nuestra salud en un tema tam importante como la influenza o gripe, y esto es lo que nos recomendó:

 


View this post on Instagram

Pronto en el #2019 podrás disfrutar más de una nueva temporada de #VidaYSalud por @hitntv.

A post shared by Vida y Salud (@vidaysalud_com) on


Ahora que está por empezar la temporada de la influenza (también conocida como flu o gripe), es importante aclarar una serie de mitos y desinformación. Lo primero es no confundir un resfriado común con la influenza o flu. Ambas atacan a las vías respiratorias, pero son causadas por diferentes virus.

 

La influenza es causada por una variedad de virus de la influenza conocidos como virus ARN-de ácido ribonucleico, mientras que el resfriado puede tener su causa en más de 200 tipos de virus, los más comunes son los rinovirus. Si bien es cierto que comparten síntomas similares, los de la influenza son siempre más severos y pueden tener complicaciones serias.

 

Entre los síntomas que una y otra comparten están el dolor de cuerpo, congestión nasal, dolor de cabeza, estornudos, tos y fiebre. En el caso de la influenza, los síntomas son más severos. Otras diferencias incluyen: que el inicio tiende a ser gradual en un resfriado común, rara vez se tienen escalofríos, fiebre, dolor de cabeza y cansancio (o el cansancio es leve) y es común tener estornudos, congestión nasal, tos y dolor de garganta. Por su lado, el inicio tiende a ser súbito en la influenza o flu, con escalofríos, fiebre, dolor de cuerpo y cansancio. Es frecuente tener dolor de cabeza y tos, pero se pueden tener o no el dolor de garganta, la congestión nasal y los estornudos.

 

¿Por qué es importante conocer la diferencia? Porque un resfriado generalmente pasa después de un par de días, pero, la influenza causa, en promedio, que más de doscientas cincuenta mil personas sean admitidas al hospital debido a complicaciones y cuarenta mil personas fallezcan tan solo en Estados Unidos en el transcurso de un año.

Además, millones de personas se enferman, faltan a la escuela, al trabajo o a eventos importantes, y gastan dinero en “remedios para el flu o gripe” de venta libre. Las complicaciones y muertes son frecuentes, especialmente entre los lactantes, los niños pequeños, los que padecen enfermedades crónicas, los ancianos, las embarazadas y las personas obesas.

 

De allí la importancia de vacunarse contra la influenza, flu o gripe. Las embarazadas y los niños pequeños pertenecen a los grupos de riesgo elevado. Y no solo es seguro que se vacunen las embarazadas, la vacuna las protegerá a ellas y a sus bebés en los primeros meses de vida cuando los bebés dependen de los anticuerpos de la madre. Si la madre contrae influenza puede causar complicaciones serias durante el embarazo e incluso parto prematuro. Las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna contra la gripe inyectada (no intranasal).

Lee más
thumbnail of feature post
¡Alto a la gripe! 6 alimentos que estimulan el sistema inmunitario
 

Existe la creencia que la vacuna puede causar la enfermedad a quien se la pone. Esto es falso ya que las vacunas contra la gripe inyectables contienen pedazos de proteínas inactivadas del virus de la influenza y es imposible que “causen” la enfermedad. La vacuna en rociador nasal contiene organismos vivos de la gripe que están debilitados y tampoco pueden multiplicarse para provocar la enfermedad. A veces, se pueden tener algunos síntomas asociados con la formación de anticuerpos contra el flu.

 

En la temporada de la influenza o gripe que va de septiembre a abril, se recomienda lo siguiente para que tanto los niños (a partir de los 6 meses) como otros miembros de la familia eviten contraer la influenza:

 

  • Ponerse la vacuna contra la influenza. Lo ideal es vacunarse antes del inicio de la temporada de la influenza, flu o gripe, porque la vacuna puede demorar alrededor de dos semanas hasta formar los anticuerpos. Nunca es demasiado tarde para hacerlo. Aun cuando se haya contraído la influenza si no se había vacunado, vacunarse todavía le ofrece protección contra otras cepas (tipos de virus) a los que no haya estado expuesto.
  • Lavarse las manos correcta y frecuentemente con agua tibia y jabón, o utilizar un desinfectante de manos a base de alcohol, sobre todo, después de usar el baño y antes de comer o tocarse la cara. Si usa un baño público, cierre las llaves del agua y abra la puerta para salir con una toalla de papel.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca. Esta es una forma de trasmitir los virus de una persona a otra.
  • Evitar estar cerca de personas que están enfermas, dentro de lo posible.
  • Dormir suficiente, comer saludable, no fumar. Llevar hábitos saludables nos ayudan a evitar enfermedades, en general.
  • Quedarse en casa si nos enfermamos para evitar contagiar a otros.
  • Cubrir la boca y la nariz al toser o estornudar, para evitar contagiar a otros.

 

Finalmente, recuerde que además de la vacuna contra la gripe que se prepara y que se debe de recibir cada año, existen otras como la vacuna triple vírica contra el sarampión las paperas y la rubéola (conocida como MMR); la Tdpa, contra el tétanos, la difteria y la pertussis acelular o tosferina y otras que dependen de la edad de la persona.

 

Prevenir es mejor que remediar. Si todos los que no tenemos contraindicaciones para vacunarnos (como las personas que están recibiendo quimioterapia por cáncer o tienen su sistema de defensa suprimido por alguna enfermedad) nos vacunamos, podemos prevenir miles de casos de influenza y si nos da, va a ser mucho más leve con menos riesgo de complicaciones. De esta forma nos protegemos y protegemos a las personas que realmente no pueden vacunarse ¡Todos ganamos!

 

 

Por la Doctora Aliza

 
 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios