572
0

Corn syrup: ¿El culpable de la obesidad? Como cada vez más y más personas se preocupan por comer de manera saludable, y en estos tiempos es muy fácil adquirir información, muchos alimentos o ingredientes han caído en una especie de logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for Corn syrup: ¿El culpable de la obesidad?

Corn syrup: ¿El culpable de la obesidad?

Como cada vez más y más personas se preocupan por comer de manera saludable, y en estos tiempos es muy fácil adquirir información, muchos alimentos o ingredientes han caído en una especie de lista negra entre los consumidores más conscientes y preocupados por los peligros de la obesidad. Y ya sean rumores infundados o afirmaciones basadas en investigaciones científicas, después que se ponen en duda las cualidades de un producto, lo pensamos dos veces antes de consumirlo.

Una de esas “víctimas” es el almíbar o jarabe de maíz de alta fructosa (high fructose corn syrup). Aunque muchos lo confunden con el simple jarabe de maíz (corn syrup, menos polémico y más inofensivo), el jarabe de maíz de alta fructosa es una sustancia química diferente, resultado de un proceso artificial para convertir parte de su glucosa en la fructosa, lo cual permite aumentar el dulzor para sustituir las funciones del azúcar común.

Calorías que necesitas

Por una parte, se asegura que el aumento de consumo de high fructose corn syrup está directamente asociado con la epidemia de obesidad y se especula sobre los efectos impredecibles que podría causar a largo plazo. Un estudio incluso concluyó que muchas de las muestras de jarabe de maíz de alta fructosa contenían mercurio. Por otra parte, la Asociación de Refinadores de Maíz insiste en que el jarabe de maíz prácticamente no se diferencia del azúcar común, y hasta se ha intentado mejorar su mala imagen cambiándole el nombre a “azúcar de maíz”.

De cualquier modo, lo cierto es que la producción de high fructose corn syrup en los Estados Unidos es mucho más barata que la del azúcar, y por ello, a diferencia de otros países donde existen además más regulaciones al respecto, cada vez son más los alimentos en este país que contienen jarabe de maíz: desde los refrescos hasta los cereales, el kétchup y las barras de granola.

Sin embargo, podría ser muy fácil encontrarle un lado positivo a la señal de alarma. Como de todos modos la Asociación Americana del Corazón recomienda que las mujeres no debemos consumir más de 100 calorías diarias provenientes del azúcar de cualquier tipo, abstenerte de consumir cualquier producto que contenga jarabe de maíz puede resultarte favorable. Aunque se está convirtiendo en una tendencia para apelar a un sector de los consumidores, todavía es raro encontrar productos con el letrero de “No High Fructose Corn Syrup” en los supermercados. Así que solamente con proponerte que todo lo dulce que te lleves a la boca esté endulzado con azúcar (mucho mejor si es azúcar de caña), te garantizo que vas a reducir el consumo de calorías de esa fuente.

 
Foto: iStockphoto
 
572
0

Corn syrup: ¿El culpable de la obesidad? Como cada vez más y más personas se preocupan por comer de manera saludable, y en estos tiempos es muy fácil adquirir información, muchos alimentos o ingredientes han caído en una especie de logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios