image for ¿Demasiadas vitaminas y minerales en tu dieta? Cuidado, puede ser peligroso

¿Demasiadas vitaminas y minerales en tu dieta? Cuidado, puede ser peligroso

A veces pensamos que porque algo es bueno para nuestra salud, no debemos tener en cuenta las cantidades en que lo consumimos. En el caso de las vitaminas y minerales, es poco probable que nos pasemos de la cantidad diaria recomendada solo a través de la dieta, incluso teniendo en cuenta que muchos de los alimentos que consumimos en la actualidad están fortificados, es decir se les ha añadido alguna vitamina o mineral. Sin embargo, cuando se combina lo que comemos con los suplementos nutricionales, entramos en territorio más delicado.

Es por eso que tanto para las personas sanas como para aquellas que sufren de alguna enfermedad o afección, es importante consultar con un médico antes de comenzar a tomar suplementos vitamínicos, que pueden ser incluso recomendables para los vegetarianos y las mujeres embarazadas o que estén lactando, pero que pueden interactuar de manera no deseada con algún medicamento. Tanto las vitaminas solubles en agua, cuyos excedentes son eliminados por los riñones, como las vitaminas solubles en grasa que se almacenan en el cuerpo, existe el riesgo de pasarnos de las cantidades aconsejables.

Sodio y potasio

Algunos efectos, síntomas y señales de alarma de que estás consumiendo demasiadas vitaminas o minerales:

Vitamina A: Náusea, mareos, vómitos, dolores de cabeza. Puede afectar el hígado y aumentar el riesgo de osteoporosis.

Vitamina D: Náusea, vómitos, pérdida de apetito, debilidad y pérdida de peso. Cálculos renales.

Vitamina B-3: irritación de la piel y malestar estomacal.

Vitamina B-6: Daños a los nervios de las articulaciones que pueden causar dolor y dificultad para caminar.

Vitamina C: Malestar de estómago, cálculos renales.

Ácido fólico: Dificulta la detección de deficiencia de vitamina B-12.

Hierro: Estreñimiento y mayor riesgo de enfermedades cardiacas y cáncer.

Zinc: Disminuye la absorción de cobre y debilita el sistema inmunitario.

Calcio: Náusea, diarrea, mareo. Puede provocar cálculos renales.

 
Foto: Stockbyte
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios