image for Desintoxica tu cuerpo: Ayuna

Desintoxica tu cuerpo: Ayuna

El ayuno es una práctica que se ha llevado a cabo a lo largo de la historia y se remonta a la prehistoria. El ayuno religioso se menciona en la Biblia, el Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento, el Mahabhárata (mitología de la India), los Upanishads (libros sagrados hinduistas), el Corán (Islam) y el Libro del Mormón. En términos sencillos, el ayuno es la abstención voluntaria de todo tipo de comidas y en ciertas ocasiones de líquidos durante un cierto periodo de tiempo. Muchas de las personas que ayunan aseguran que les trae inmensos beneficios, entre ellos:

El fortalecimiento del sistema inmunológico- Según estudios médicos, el nivel de glóbulos blancos en una persona saludable aumenta en un 25% después de tres días de ayuno.

Desecho de toxinas- El sistema digestivo sigue funcionando durante el ayuno, desechando comida acumulada de días anteriores, así como grandes cantidades de bacteria y células muertas del intestino. Las glándulas sudoríparas también se unen a este proceso y aunque la sudoración tiende a ser menor, el olor se vuelve más penetrante en la medida en que el cuerpo se deshace de las distintas toxinas. De igual forma durante los primeros días del ayuno el nivel de orina aumenta, como otra forma de desintoxicación que tiene el cuerpo.

Pérdida de peso- Esta no debe ser la razón por la que decidas comenzar un ayuno, aunque puede ser una de sus consecuencias. Sin embargo, ten en cuenta que el peso que pierdas durante el periodo de ayuno será mayoritariamente agua y lo recuperarás en cuanto comiences a comer de manera regular.

En el aspecto negativo, restringir a tu cuerpo de alimentos sólidos durante un periodo de tiempo pueden inducir dolores de cabeza, cambios drásticos en tu ánimo, mareos e irónicamente el que tu cuerpo se limpie de todas las toxinas puede llevar a que te enfermes después de concluido el ayuno.

Los ayunos pueden durar desde un día hasta varias semanas y nunca es recomendable hacerlos de manera radical. Idóneamente si estás interesada en ayunar, debes hacerlo de manera gradual. Comenzando por un par de días en los que consumas sólo frutas con bajo contenido de glucosa, vegetales crudos, jugos naturales para finalmente migrar a una dieta líquida o de sólo agua.

Aunque realizar un ayuno de dos o tres días tiene riesgos mínimos, siempre es recomendable consultar a tu médico o nutricionista antes de decidir llevarlo a cabo. Es muy importante mantenerse apropiadamente hidratada y evitar las actividades físicas extremas para evitar desbalances.

Foto: Goodshoot

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios