imagen anuncio
 
 
image for Dieta de verduras sin cocinar: ¿Es saludable o peligrosa?

Dieta de verduras sin cocinar: ¿Es saludable o peligrosa?

Todas las culturas tienen una gastronomía propia, y en todas hay uno o dos alimentos sin los que una comida no se considera completa. El arroz y los frijoles, las papas o las tortillas de maíz son ese elemento clave que les sirve a las abuelitas de justificación para repetirnos que comamos “caliente”, que esto o aquello no es “comida”. ¿Qué dirían entonces de quienes llevan una dieta  solo de alimentos crudos? Sin duda se quedarían horrorizadas… y es muy probable que con toda razón. El crudivorismo, como se conoce esta tendencia, se basa en la teoría de que consumir los alimentos sin cocinar ayuda a prevenir enfermedades, bajar de peso y a aumentar el nivel de energía. Sus partidarios aseguran que el calor que se usa para procesar las comidas destruye las encimas necesarias para la digestión y forma sustancias tóxicas que dañan nuestros tejidos.

Suplementos de espirulina

Aunque no cabe duda de que es recomendable incluir en nuestra dieta alimentos sin procesar y sin cocinar, como frutas, verduras y frutos secos, todos los extremos tienden a ser perjudiciales. En realidad, la teoría de las encimas no se ha demostrado científicamente y se asegura que nuestro sistema digestivo cuenta con las encimas necesarias y no tiene que obtenerlas de lo que ingerimos, pero sí se han llevado a cabo estudios que ponen en duda que la dieta de alimentos crudos sea saludable, e incluso sugieren que acarrea algunos riesgos, como la disminución del consumo de vitamina B12 y ácidos grasos omega 3 (a menos que se tomen como suplementos) la reducción de la masa corporal y la densidad ósea, lo cual aumenta el riesgo de padecer de osteoporosis.

Mientras algunos nutrientes se destruyen con el calor, hay otros que lo necesitan para que podamos absorberlo, como es el caso del licopeno. A través del calor también se elimina la posibilidad de intoxicarnos con ciertos alimentos como los huevos, las carnes y los pescados; pero también las verduras, si se van a comer crudas, deben lavarse bien como precaución, pero mucho más seguro es comerlas cocinadas.

Es cierto que las personas que adoptan una dieta de verduras crudas logran bajar de peso y reducir los niveles de colesterol malo, pero esos beneficios se pueden alcanzar con una dieta balanceada que incorpore varias frutas y vegetales todos los días, regule las grasas saturadas y controle el tamaño de las porciones. En otras palabras, en lugar de ser “crudívora”, es preferible que seas “omnívora”, pero con moderación.

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios