imagen anuncio
 
 
image for El ajo… el pan nuestro de cada día

El ajo… el pan nuestro de cada día

Fresco es la palabra clave… El ajo es económico, se consigue fácil, se encuentra todo el año, nos dura bastante dentro y fuera de la nevera y hasta los más pequeños pueden pelarlo. Así que por favor, no lo compres procesado, cómpralo siempre fresco y en buen estado. Si conocieras todo lo que este pequeño hace en tu vida, lo tendrías siempre en la cocina.

El ajo es uno de los ingredientes más antiguos, utilizado desde siempre en la cocina y con mayor intensidad en la cocina hispana e italiana, diría yo. Es un ingrediente tan poderoso que casi deberíamos de tenerlo también en el botiquín. Protege los pulmones y vías respiratorias, el corazón, el sistema digestivo, actúa como antibiótico protegiendo de enfermedades, es anticancerogénico, ayuda a la presión, ayuda a reducir los niveles de colesterol, nos endurece las uñas, es antioxidante e incluso dicen que reduce el envejecimiento y que actúa como afrodisiaco natural en los hombres.

Es la base del sofrito de todos en la cocina. Yo lo uso para agregar sabor y aroma hasta en un simple arroz blanco. Cuando lo vayas a comprar, selecciona las cabezas más gordas, más blancas, firmes, sin manchas y con la cáscara intacta.

Si quieres hacer un aceite de ajo, calienta a temperatura mediana baja 1/2 taza de aceite de oliva y agrega 1 cabeza de ajo pelada, hasta que los ajos estén muy tiernos (que casi se desbaraten al tocarlos). Si deseas alcanzar un sabor similar a como si los ajos estuvieran rostizados, calienta el aceite un poco más y permite que los ajos se doren hasta que se pongan marrón claro. Con este aceite puedes:

- saltear una pasta y terminas con tomate fresco y perejil
- haces una perfecta gremolatta
- lo usas como aceite base para tu arroz blanco
- lo usas como aceite base para cocinar cualquier proteína o agregarlo por arriba al servirla
- lo sirves como aderezo para tu ensalada con un poco de limón, sal y pimienta
- lo agregas a tu hogao, chimichurri, pico de gallo o salsa favorita
- lo agregas por arriba de tostones (patacones) o yuca con un poco de cilantro y sal
- para el pan caliente que sirvas previo a la cena
- y hasta para unos huevos revueltos de champiñones

En fin, si sigo nunca termino. Sé creativa, consume lo fresco… La Cocina No Muerde.

 

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios