image for El camino del ejercicio

El camino del ejercicio

Puede que lleves años queriendo hacer del ejercicio parte de tu rutina diaria, también puede ser que después de haberla mantenido durante años perdiste el foco y hace meses que no te pones tus tenis de correr. Sea cual sea el caso sabes que el deporte te hace verte y sentirte bien. Ten en cuenta estos consejos para retomar o comenzar a ejercitarte.

Con la cabeza erguida

La seguridad es el principio de lograr cualquier cometido. Es importante creer que tu meta es valiosa y que mereces alcanzarla. Tener seguridad, de verdad, te ayudará a convertir tus pensamientos en acciones. Los estudios han demostrado que el ejercicio con peso ayuda enormemente a la seguridad. Comienza con un par de pesas en casa o ensaya un par de días en tu gimnasio local.

Concéntrate en hechos

Piensas en correr una maratón, lo feliz que serás cuando hayas alcanzado la meta y de pronto la imagen de tus piernas colapsando en la primera milla te paraliza. Antes de resignarte al temor de lo que no ha sucedido, atrévete a intentarlo. Seguro a todos nos da miedo el fracaso pero es peor el arrepentimiento. Para comenzar no te pongas metas de gigantes. Si tu sueño es ser gimnasta olímpica, comienza entrenando dos veces por semana, aumenta a tres y así sucesivamente, sé consciente y ponte metas reales que puedas cumplir. Los triunfos pequeños te impulsarán a seguir adelante.

Beneficios del ejercicio

Círculo de amigos

Los humanos somos sociables por naturaleza. Nada te ayuda más que contar con el ánimo, apoyo y compañía de personas que te quieren a lo largo de tu proceso. Si no tienes amigas interesadas en hacer deporte contigo, forma un grupo de apoyo: el Internet, tu gimnasio local, la escuela de tus hijos, todos son sitios donde puedes encontrar compañeros potenciales de ejercicio. En grupo todo te será más fácil y divertido.

Concéntrate en lo positivo

El mayor interés que tenemos al hacer deporte es vernos bien, pero ten en cuenta que este no es el único beneficio de ejercitarte. Por ejemplo, puede que en una semana de rutina constante no hayas bajado nada, pero seguro notarás que tienes más energía, tu ánimo ha mejorado y la gente lo nota. Cualquier excusa puede ser buena para dejar de hacer ejercicios, evítalas al máximo.

Fuente: Fitness Magazine

 
Foto: Creatas
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios