image for Llegó el verano, mi consejo: Protege tu piel del sol

Llegó el verano, mi consejo: Protege tu piel del sol

 ¿Quién necesita bloqueador de sol? !Todo el mundo! Que no les quede la menor duda de que nadie se salva de esta advertencia que impone la Academia Americana de Dermatología.  Más de un millón de casos de cáncer de la piel son diagnosticados cada año en EEUU. La regla general es que todas las personas, sin importar su tipo de piel, usen un protector solar que proteja de los rayos UVA y UVB, que sea resistente al agua y que tenga un factor de protección solar de por lo menos 30, durante todo el año.

No es la primera vez que escuchamos este consejo. Cada año se nos inunda de información sobre cómo los rayos solares pueden hacer que nuestra piel envejezca más rápido, acelerar las arrugas y provocar cáncer. Sin embargo, la gente sigue tomando el sol sin la protección apropiada porque algunas creen que al tener la piel más oscura el daño no es significativo, o porque simplemente les puede más la vanidad.

Para poder entender el impacto dañino del sol es necesario conocer ciertos datos, como la diferencia entre los rayos UVA y UBV. Los rayos UVA (que pueden pasar a través de un vidrio) penetran la piel y pueden afectar el sistema inmunológico que protege contra el cáncer. Asimismo, son los responsables de desarrollar los signos del envejecimiento prematuro como las arrugas y las manchas oscuras. Los rayos UBV (que no pueden pasar a través de un vidrio) y son los responsable de las quemaduras solares o insolación.

Hay mucha gente que se confunde con el verdadero significado del SPF(factor de protección solar). Los bloqueadores de sol están clasificados por la potencia del SPF. Éste se calcula al comparar el tiempo necesario para que se produzca una quemadura en piel protegida  por un bloqueador, con la cantidad de tiempo necesaria para que se produzca una quemadura en piel que no está protegida por un bloqueador. Por ejemplo, Si un producto tiene SPF 2, y una persona que normalmente se quema en 10 minutos lo usa, se quemaría entonces en 20 minutos.

La aplicación también es clave para su efectividad. Póntelo de 15 a 30 minutos antes de exponerte al sol y no sólo lo hagas en días soleados sino también en días nublados ya que los rayos pasan a través de las nubes en un 80% (la arena refleja los rayos solares en un 25% y la nieve en un 80%).  Una onza de producto es lo que debes aplicarte. La mayoría de la gente se aplica sólo un 25% de esta cantidad.  Hazlo cada dos horas,  después de nadar o sudar, o si te has secado con la toalla.

Y recuerda, no hay manera sana de obtener un bronceado. Cada vez que lo haces, estás dañando tu piel y éste no se borra sino que se acumula a través del tiempo. La próxima vez que te expongas al sol sin protección piensa que aunque creas que estás mejorando tu apariencia, en realidad lo único que estás haciendo es acelerando su deterioro.

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios