image for Las frutas: ¿Tu enemigo secreto si estás haciendo dieta?

Las frutas: ¿Tu enemigo secreto si estás haciendo dieta?

Las frutas se incluyen en casi todas las listas de alimentos que debemos consumir para mantenernos saludables, y también forman parte de muchos planes o dietas para bajar de peso. Esto, por supuesto, no es casualidad. Como las verduras, la mayoría de las frutas pertenecen al grupo que se conocen como alimentos de baja densidad energética, lo cual no es otra cosa que aquellos alimentos que tienen un bajo contenido de calorías por cada gramo. Por otra parte, además de la amplia variedad de formas y sabores que pueden satisfacer los gustos más exigentes, las frutas son una excelente fuente de fibra dietética, así como de vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita.

Sin embargo, todas sus “virtudes” no significan que las frutas no nos puedan hacer engordar como cualquier otro alimento, sobre todo si las consumimos de manera indiscriminada, sin preocuparnos por el tamaño de las porciones ni las diferencias entre unas y otras. Aunque la clave es la moderación, tanto las personas con ciertas enfermedades que las obligan a regular el azúcar en su dieta como quienes contamos con atención las calorías, debemos tener en cuenta varios puntos:

• Unas frutas “engordan” más que otras: Algunas frutas tienen mayor concentración de azúcares naturales y almidones. Entre las más dulces y más peligrosas para la dieta están las bananas, los mangos, las uvas, las cerezas y las pasas (de cualquier fruta).

• No es lo mismo naturales que en conserva: Para limitar el daño, evita las frutas enlatadas que contengan abundante siropes y otros aditivos.

• Atención con los smoothies: Con una carga adicional de azúcar, conservantes y colorantes, los batidos de frutas pueden ser traicioneros. Si no tienes claro cuáles son los ingredientes, limítate a los que prepares tú misma, por muy saludables y naturales que te aseguren que son.

• Los jugos no son frutas: Los jugos naturales no son una equivalencia exacta de la fruta entera. La principal diferencia es que los jugos privan de la nutrición de la pulpa y la cáscara. Los jugos (¡siempre 100% y sin azúcar añadida!) pueden complementar el consumo de frutas, pero no sustituirlo.

 
Foto: Digital Vision
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios