image for La dieta de South Beach

La dieta de South Beach

Cualquiera que haya caminado alguna vez por las playas o las calles de Miami Beach tiene que haberse tropezado con esos famosos cuerpos, tanto masculinos como femeninos, que casi rozan la perfección. Y es inevitable asociar el nombre de la dieta de South Beach con esas imágenes, aunque en realidad esa popular zona se caracterice más por los clubes y las fiestas que por las restricciones. Pero, ¿podrás conseguir uno de esos cuerpos admirables con esta dieta? Quizás te pueda ayudar.

La dieta de South Beach fue creada originalmente por el cardiólogo Arthur Agatston como un plan de nutrición para prevenir las enfermedades cardiovasculares, pero se empezó a comercializar como recurso para bajar de peso a partir del 2003 con la publicación del libro “La Dieta de South Beach” del propio Dr. Agatston. El principio de la dieta es reducir la cantidad de carbohidratos y aumentar las proteínas con el propósito de cambiar el equilibrio de los alimentos para estimular la pérdida de peso, pero a diferencia de la dieta de Atkins, la de South Beach promueve el consumo de grasas saludables y carbohidratos con bajo índice glicémico, por eso no se puede decir que sea una dieta baja en carbohidratos.

Muy acorde con los tiempos, la dieta de South Beach se ha adaptado para recomendar también los ejercicios físicos como complemento de un estilo de vida que contribuya a acelerar el metabolismo. Estructurada en tres fases, la primera elimina las frutas y las verduras que no tengan alto contenido de fibra dietética, pero las permite en la segunda y la tercera fase, esta última considerada “de mantenimiento” en la que podrás comer casi de todo.

Como todas las dietas de moda, esta cuenta con sus críticos, tiene sus riesgos y los resultados pueden variar dependiendo de muchos factores, pero en general comer granos integrales, grasas no saturadas y verduras y frutas se considera una dieta saludable. Y si acaso no logras llegar a pasearte orgullosa por South Beach, al menos es muy probable que mantengas un peso sano y un buen nivel de colesterol.  Eso sí, no olvides que, a fin de cuenta, se trata de una dieta comercial, por eso no debes dejar de consultar con tu médico antes de iniciar cualquier cambio brusco en tu alimentación.

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios