imagen anuncio
 
 
image for La pizza, esa deliciosa verdura

La pizza, esa deliciosa verdura

Una de las prioridades que debemos tener como madres es velar por el bienestar y la salud de nuestros hijos. Y una forma de hacerlo es insistir en que coman alimentos nutritivos y hagan ejercicio físico para evitar que pasen a formar parte de la larga lista de niños obesos o con sobrepeso en Estados Unidos, con las correspondientes complicaciones para la salud que esto implica.

En esta eterna batalla no solo tenemos que enfrentarnos a los gustos de nuestros niños, quienes por naturaleza y en su mayoría prefieren las golosinas y los alimentos fritos o con alto contenido de carbohidratos simples, sino también a los legisladores y a las presiones de muchas compañías procesadoras de alimentos, que tratan de convencernos de que sus productos pueden formar parte de un menú saludable. Por eso no es de sorprender que recientemente el Congreso de Estados Unidos haya decidido considerar la pizza como una verdura.

Como parte de la campaña por mejorar la calidad de las comidas en las escuelas, El Departamento de Agricultura de los EE.UU. se proponía cambiar la cantidad de salsa de tomate que se requiere para que la pizza sea clasificada como una verdura. Actualmente 1/8 de taza de salsa cuenta como media taza de verduras, lo cual el gobierno considera una ración completa. Con el cambio que se proponía, hubiera sido necesaria media taza de salsa de tomate para alcanzar la condición de verdura, y los comedores escolares se habrían visto obligados a servir otras verduras con la ración de pizza. La USDA también tenía la intención de regular a una taza por semana la cantidad de alimentos con alto contenido de almidón o fécula, como las papas, con el fin de incentivar que los niños consumieran otro tipo de verduras. Para el desconcierto de muchos y la sonrisa sarcástica de otros, el Congreso bloqueó ambos intentos.

A la hora de decidir qué deben comer nuestros niños tenemos que usar nuestro sentido común y mantenernos informados para tomar decisiones bien fundamentadas. A fin de cuentas, somos los padres quienes queremos lo mejor para nuestros hijos.

Foto: Valueline

 
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios