0

La verdad detrás de los lubricantes Los lubricantes son cada vez más recomendados por ginecólogos, médicos y sexólogos. De fácil adquisición en cualquier farmacia, sex shop o tienda por Internet, son también cada vez más los logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
image for La verdad detrás de los lubricantes

La verdad detrás de los lubricantes

Los lubricantes son cada vez más recomendados por ginecólogos, médicos y sexólogos. De fácil adquisición en cualquier farmacia, sex shop o tienda por Internet, son también cada vez más los individuos y parejas que deciden comprarlos. Los hay en infinidad de composición, empaques, tamaños, sabores y efectos. ¿Son mejores aquellos a base de agua o los que contienen silicona? ¿Es indispensable usarlos? ¿Qué hay de los lubricantes caseros? Vamos a aclarar la verdad detrás de los lubricantes.

  • Mucho antes de que los laboratorios del sexo comenzaran a experimentar con el concepto; y es más, desde que existimos, las mujeres somos capaces de producir nuestro propio lubricante natural. Este no es más que un líquido algo viscoso que se produce en el cuello de la matriz y las paredes vaginales. Evitar las infecciones vaginales, preparar al cuerpo para el acto sexual y regular los ciclos menstruales están dentro de las funciones que tiene el lubricante natural femenino.
  • Los cambios hormonales, la llegada de la menopausia, el estrés y las infecciones urinarias están dentro de las razones por las que una mujer lubrica poco o no lubrica. Una pequeña minoría no tiene esta capacidad, sin razón aparente y a muchas de nosotras nos sucede que si no somos estimuladas de la manera correcta antes de tener sexo, no lubricamos.
  • Los lubricantes creados en los laboratorios son, sin lugar a duda, una excelente alternativa para evitar las relaciones sexuales dolorosas y la resequedad vaginal. Hace un par de años los lubricantes eran usados mayoritariamente para el sexo anal y en los casos en que la lubricación natural no era suficiente. Sin embargo, con el pasar del tiempo se han convertido aun más en aliados para la exploración sexual.
  • Una vez se supera la barrera mental de que usar lubricantes es sinónimo de disfunciones sexuales, sus ventajas pueden ser enormes. En el caso del sexo anal, el uso de lubricante es imperativo para evitar cualquier tipo de lesiones. En el caso de las mujeres que no lubrican bien, el sexo puede ser algo doloroso e incómodo a menos que se cuente con la ayuda de un lubricante. El uso de ciertos juguetes sexuales también requiere de un buen lubricante.

Tipos de lubricantes

A base de agua: Se adaptan a todos los propósitos y son los más populares, especialmente para aquellas parejas que tienen tendencia a las reacciones alérgicas. Estos lubricantes son seguros de usar con condones y diafragmas.

A base de silicona: Su duración es notablemente superior a los lubricantes a base de agua. No pueden usarse con juguetes hechos a base de silicona y son más difíciles de lavar.

Lubricantes caseros: El uso de aceites de bebé, corporales, de cocina o vaselina no es aconsejable a la hora del sexo, en especial si se usan condones ya que puede romperlos.

Antes de escoger un lubricante, es ideal consultar con tu médico de cabecera para asegurarte de que sus ingredientes no vayan a causarte una reacción alérgica.

 
Foto: Hemera
 
0

La verdad detrás de los lubricantes Los lubricantes son cada vez más recomendados por ginecólogos, médicos y sexólogos. De fácil adquisición en cualquier farmacia, sex shop o tienda por Internet, son también cada vez más los logo icon for google plus

              
logo icon fbshare
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios