imagen anuncio
 
 
image for ¿Necesitas zapatos especiales para hacer ejercicios?

¿Necesitas zapatos especiales para hacer ejercicios?

Si alguna vez te has preguntado si de verdad necesitas unas zapatillas especiales para hacer ejercicios, y si es realmente justificable que a veces tengas que gastarte hasta cerca de cien dólares en unos tenis con “características específicas”, con diseños que harían palidecer a los ingenieros de NASA… bueno, es posible que en algunos casos tengas razón.

Todo depende del tipo de ejercicios que vayas a realizar y de tu nivel de rendimiento. Algunas actividades no requieren que uses un calzado específico, y bastaría con un par de zapatos deportivos cómodos, por muy baratos y viejos que sean, como las bicicletas estacionarias, otros aparatos de gimnasio e incluso las bicicletas de paseo. En otros casos es incluso preferible o necesario no usar ningún tipo de zapatos: para las clases de danza, yoga y Pilates, por ejemplo, es mejor que estés descalza para que no limites el equilibrio que te dan los músculos de los pies.

Ejercicios para brazos y piernas

Sin embargo, cuando se trata de los ejercicios de impacto, que son aquellos que pueden afectar las articulaciones de las rodillas y las caderas, sí es muy recomendable que uses zapatos con acolchonamiento o amortiguación, para que se reduzca la presión del golpe. Entre las actividades de impacto están correr, trotar, saltar la cuerda y otros ejercicios aeróbicos. A medida que vayas aumentando la intensidad y las distancias, también debes tener en cuenta la necesidad de reemplazar los tenis cada cierta cantidad de millas (unas 300 ó 400, dependiendo de tu peso y la superficie donde corres), porque aunque se vean nuevos van perdiendo la capacidad de absorber el impacto y eso te puede provocar lesiones. Si corres por senderos o a campo traviesa, vale la pena que inviertas en unas zapatillas con más tracción y soporte del pie: todo tu cuerpo te lo agradecerá cuando se enfrente a los obstáculos y las superficies resbaladizas.

Eso sí, no hay razón para que pagues una fortuna por tus zapatos para hacer ejercicios. Los diseños cambian con tanta frecuencia que es muy fácil encontrar zapatillas deportivas a mitad y a un tercio de precio cuando ya no son el último modelo. Y, sinceramente, ¡la tecnología con que se crearon no puede haber caducado en menos de un año!

 
Foto: iStockphoto
 
 
 
 
 

Artículos relacionados

 
 
 

Comentarios